Por: Óscar Rodríguez 28 febrero, 2013

El proyecto que grava los capitales financieros extranjeros recibió dictamen afirmativo en la Comisión de Asuntos Hacendarios del Congreso ayer. Ahora será discutido en el plenario legislativo.

La iniciativa tuvo el apoyo de cinco diputados de Liberación Nacional y dos de Acción Ciudadana (PAC). Solo la legisladora libertaria Patricia Pérez se opuso.

“El proyecto quedó exactamente como lo presentó el Gobierno. Me preocupa que el Estado les ponga limitaciones a sus propios bancos para emitir bonos en el exterior”, recalcó Pérez.

Gustavo Arias, del PAC, dijo que espera un aval expedito en el plenario para frenar los dólares que ingresan con afán especulativo y desestabilizan la economía local.

La iniciativa, enviada por el Gobierno el pasado 21 de enero, da el poder al Banco Central para subir la retención por los rendimientos pagados por inversiones a no domiciliados hasta en 30 puntos porcentuales. Hoy es del 8%.

Asimismo, el ente emisor podrá ordenar el depósito obligatorio de hasta un 25% de los ingresos de capital no domiciliados que se inviertan en títulos valores.

El proyecto tendría vicios de legalidad, porque el impuesto resultaría “confiscatorio y violatorio” de los principios de razonabilidad y proporcionalidad, opinaron abogados constitucionalistas en El Financiero, así como el Departamento de Servicios Técnicos del mismo Congreso.