Archivo

La importancia de la educación

Actualizado el 27 de agosto de 2012 a las 12:00 am

No hay que perder la oportunidad deseguir estudiando

Archivo

La importancia de la educación

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Conozco la historia de un muchacho que no quería estudiar. Cuando salió de la escuela primaria, lo que deseaba era aprender algo ligero, para poder trabajar y ganar algo. En su casa no había miseria pero tampoco había mucha abundancia. Decidió estudiar técnica de radio reparación por correspondencia, y eso le sirvió para conseguir empleo manejando los proyectores de un cine de barrio. Un par de años después, ese cine fue cerrado por problemas administrativos y Rubén se quedó sin trabajo –vamos a llamarle Rubén a nuestro personaje, para llamarle de alguna manera–.

Rubén se puso muy triste y no hallaba qué hacer. Entonces se dijo: “Aunque ya tengo 15 años, voy a matricularme en el colegio mientras busco vida”. Entró al colegio y tres meses después no se cambiaba por nadie, pues no solo le iba bien en los estudios, sino que allí logró hacerse de muchos amigos y amigas, hasta apareció una primera novia que le descompuso la tranquilidad. El colegio era mixto. Al terminar el bachillerato, decidió estudiar Ingeniería, y aquel peoncito que subió poco a poco las gradas de la universidad se convirtió en alfil o torre, si comparamos la vida con el tablero del ajedrez. Obras Públicas fue la primera institución que le dio trabajo: carreteras, puentes, proyectos nuevos; había mucho que hacer en todo el país. Un día regresó a las oficinas centrales y el jefe le dijo que había una invitación de la Embajada Americana para ir durante seis meses a los EE. UU., a estudiar los proyectos que realizaba el BUREAU OF PUBLIC ROADS.

¿Cuándo hay que irse? Fue lo que preguntó Rubén, y en un par de semanas estaba en el aeropuerto saliendo para los United States, dispuesto a aprender las técnicas de aquel país en todo lo referente a carreteras y a realizar uno de los sueños de su juventud: conocer y vivir un tiempo en los Estados Unidos.

A su regreso, a Rubén lo tocó trabajar en el aeropuerto que se estaba construyendo para los nuevos aviones grandes y también le tocó la inspección de la carretera que se construía para unir el puerto del Pacífico con la capital.

PUBLICIDAD

Días después se le ofreció a Rubén la jefatura del Departamento de Construcción de escuelas y colegios. Allí le llegó otra gran oportunidad: había diez becas de la Unesco para ingenieros o arquitectos de Latinoamérica que quisieran llevar un curso sobre construcciones escolares en España, Italia y Francia. ¡Casi nada!

Rubén llenó los papeles y los mandó. Quince días antes de que empezara el curso, Rubén no había recibido ninguna respuesta y perdió la esperanza de estudiar en Europa. Ocho días después recibió un cable de Madrid diciéndole que debería presentarse en Madrid el lunes siguiente. A toda carrera alistó los papeles y logró llegar a tiempo; ahí le preguntó al encargado por qué le habían avisado tan tarde, y el señor le contestó: “Es que eran solo diez becas y ya se habían escogido los diez primeros lugares de los participantes, pero en la semana pasada se recibió un cable del seleccionado chileno diciendo que estaba enfermo y no podría participar en el curso, entonces decidimos localizar al aspirante número once, y resultó que el once era usted”.

Nueve meses en Europa estudiando construcciones escolares y disfrutando de la cultura europea. Otro sueño realizado. Si Rubén se hubiera conformado con sus estudios de radiotécnica, todas estas oportunidades se hubieran perdido. Así es que: a buscar las aulas, mis hijitos: ¡ hay que ponerse a estudiar!

  • Comparta este artículo
Archivo

La importancia de la educación

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota