Por: Óscar Rodríguez 20 marzo, 2013

La baja en el ritmo de las importaciones, durante el último año, dan un duro golpe a la recaudación del impuesto de ventas en aduanas que, en febrero anterior, tuvo una caída real de 1,39% frente al crecimiento de 18,3% del mismo periodo en el 2012, según cálculos elaborados por La Nación con datos del Ministerio de Hacienda y el Banco Central.

La menor demanda de los consumidores de bienes del extranjero sería la principal razón de la caída, explicó Carlos Vargas, director General de Tributación. “El comportamiento del componente recaudado en aduanas es el que crece menos”, añadió.

La actual tendencia podría acentuarse, durante el resto del año, porque la proyección del Banco Central es que las importaciones tendrán un incremento de un 2,3%, durante este año, frente al 7% del 2012, según el Programa Macroeconómico 2013-14.

“La recaudación viene en caída desde hace varios meses y no se detiene. En general todos los tributos bajan, pero en aduanas es donde cae más rápido. Esto quiere decir que las importaciones también están mal”, dijo Fernando Rodríguez, investigador del Programa de Estudios Fiscales, de la Universidad Nacional.