Por: Andrea Solano B. 31 julio, 2013

La sonda IRIS de la NASA despegó el 27 de junio de la Tierra rumbo al Sol para explorar un área poco conocida del astro rey.

El Espectrógrafo de Imágenes de la Interfaz Solar (IRIS, por sus siglas en inglés) capturó las primeras imágenes de las capas inferiores de la atmósfera del Sol.

El objetivo de la misión es estudiar la llamada zona de interfaz, en la cual se genera una gran cantidad de energía que fluye hasta las capas exteriores del astro.

Las primeras imágenes enviadas por IRIS muestran una gran cantidad de estructuras delgadas y fibrosas, que no se habían visto antes. Las observaciones revelan notables contrastes de densidad y temperatura, así como algunas manchas que se iluminan y se apagan, lo que da pistas a los astrónomos sobre el modo en que la energía se transporta y se absorbe a través de esta región.

Las imágenes de IRIS (der.) sobre la región de interfaz del Sol muestran más detalles en comparación con otras anteriores. | NASA PARA LN.
Las imágenes de IRIS (der.) sobre la región de interfaz del Sol muestran más detalles en comparación con otras anteriores. | NASA PARA LN.

“Estas bellas imágenes de IRIS nos van a ayudar a comprender cómo la parte baja de la atmósfera del Sol podría alimentar una serie de fenómenos que suceden a su alrededor”, opinó el director científico de la misión, Adrian Daw.

La energía que fluye a través de la zona de interfaz alimenta de calor a la capa superior de la atmósfera solar, llamada corona, hasta alcanzar temperaturas de cerca de un millón de grados Celsius.

En esa zona también se impulsan los vientos solares hacia el Sistema Solar y se concentra la mayor cantidad de las emisiones ultravioletas, que tienen un efecto directo en el clima de la Tierra.

La sonda IRIS está equipada con un telescopio ultravioleta, combinado con un espectrógrafo.

El telescopio provee imágenes de alta resolución, en las cuales, se pueden observar los detalles de estructuras muy pequeñas de tan solo 240 kilómetros de diámetro.

Por su parte, el espectrógrafo descompone la luz del Sol en sus distintas longitudes de onda y mide en qué cantidades están presentes cada una de esas longitudes.

El análisis sobre el espectro suministra datos sobre velocidad, temperatura y densidad que permitirán a los astrónomos seguir el rastro de la energía en esa zona.De acuerdo con la NASA, las primeras observaciones de IRIS se realizaron el 17 de julio, cuando se abrieron las puertas del telescopio, mientras la sonda espacial estaba en órbita.

Etiquetado como: