3 septiembre, 2012
 Arqueólogos encontraron los dientes y el cráneo de un mamut. | ARCHIVO
Arqueólogos encontraron los dientes y el cráneo de un mamut. | ARCHIVO

México AFP En México se han descubierto huesos de animales extinguidos, como gliptodontes, mastodontes y mamuts, que vivieron en la última glaciación (hace unos 12.000 años), al excavarse bases para una planta de drenaje de aguas residuales, informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Los restos fueron hallados en Atotonilco de Tula, paraje del estado de Hidalgo, junto con herramientas que sugieren la presencia de humanos.

Los restos corresponden a costillas, vértebras, cráneos, maxilares, defensas (colmillos), cuernos y caparazones, de especies tales como gliptodonte, mastodonte, mamut, camello, equino, venado, posiblemente bisonte y otras aún no identificadas.

El hallazgo se produjo cuando se realizaban tareas a unos 20 metros de profundidad para abrir un canal de una planta de tratamiento de aguas negras.

Alertados por los trabajadores, un grupo de arqueólogos trabajó durante cinco meses en la recolección de los restos.

Se trata del hallazgo “más numeroso y variado de restos de megafauna extinta encontrados juntos en la cuenca del centro de México”, destacó la arqueóloga Alicia Bonfil Olivera, al dar a conocer el descubrimiento.

Junto a los restos animales hay algunos –entre ellos un diente– que podrían corresponder a seres humanos. “No es extraño porque se conoce que personas ya habitaban la región central de México en esa época; sin embargo, tendrá que ser un antropólogo físico quien lo confirme”, añadió.

Entre dichos restos, se hallaron unos correspondientes a un mamut. Las defensas y el cráneo se encontraron en dirección al ojo de agua, señal de que el animal bajó a tomar liquido y quedó atrapado en el fango.