Por: Hulda Miranda P. y Óscar Rodríguez 27 junio, 2012

La Policía de Control Fiscal (PCF), del Ministerio de Hacienda, decomisó ayer los restos de una avioneta estrellada que habían sido donados a la comunidad de Fray Casiano de Puntarenas.

A eso de las 11 a. m., los oficiales llegaron a la casa de la presidenta de la Asociación de Desarrollo Integral del lugar, Érika Barrantes, y se llevaron las partes de la nave.

Luis Alonso Bonilla, director de ese cuerpo policial, justificó la incautación en que “toda mercadería, incluyendo medios de transporte, debe someterse a un régimen aduanero”.

El funcionario explicó que, en este caso, los dueños podían realizar un procedimiento de importanción temporal o de nacionalización, pero que no se hizo ninguno de esos trámites.

Bonilla indicó que la nave será llevada a un almacén aduanero. Los responsables deberán cancelar los impuestos o, si corresponde, pedir una exoneración.

La avioneta realizó un aterrizaje forzoso la semana pasada en El Cocal de Puntarenas.

Tras el accidente, el dueño la regaló a los vecinos. No obstante, según Hacienda, la donación debe ser legalizada y los impuestos tendrán que cancelarse.

“No veo que sea justo que eso pase, ya que fue una avioneta accidentada que se regaló . ¿Por qué no llegaron el mismo día que se accidentó”?, reclamó Barrantes.

Etiquetado como: