Archivo

El gran desafío es otro lazo entre madre e hija

Actualizado el 02 de noviembre de 2012 a las 12:00 am

Archivo

El gran desafío es otro lazo entre madre e hija

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Daniela (izq.) y Gloria, vecinas del precario El Erizo, en Alajuela, asisten cada miércoles a las reuniones de este programa. Ellas reconocen que es difícil cambir algunos hábitos, pero ya ven resultados. | ADRIÁN ARIAS.
ampliar
Daniela (izq.) y Gloria, vecinas del precario El Erizo, en Alajuela, asisten cada miércoles a las reuniones de este programa. Ellas reconocen que es difícil cambir algunos hábitos, pero ya ven resultados. | ADRIÁN ARIAS.

Su lucha contra el sobrepeso es otro lazo entre Gloria Romero y su hija Daniela. La madre tiene 33 años y pesa 107 kilos; la hija tiene 17 y alcanzó los 95 kilos.

Conscientes del problema, hace unos meses se acercaron a la Municipalidad de Alajuela para informarse de “un programa para gorditas”, del que había oído hablar una amiga de Gloria.

La muchacha, además, lo hizo siguiendo el consejo de médicos, que le recomendaban cuidarse.

“Estoy muy joven, y es mucha la obesidad que tengo... ya es hora de bajar de peso”, expresó.

Según Daniela, los doctores han estimado su peso ideal en los 60 kilos; esto es 35 menos de lo que pesa.

Ahora, tras seis meses de participar en el Programa Estilos de Vida Saludables, estas alajuelenses hacen las primeras reflexiones.

“Las charlas ayudan a valorarse, y a saber que seguir comiendo como hasta ahora puede provocar un paro al corazón”, señaló Gloria.

Entre tanto, Daniela ya introdujo cambios en su dieta.

“Antes comía mucho arroz, frijoles y pan, ahora como las cantidades que debo comer. Es muy duro porque uno está acostumbrado a comer en abundancia”, reconoció la joven.

Sin embargo, una simple razón como es la dificultad de encontrar ropa de su talla y que se adecue a sus gustos, les sirve para no abandonar su lucha.

“La ropa que venden para gorditas no es bonita, y yo no me voy a vestir como una señora mayor”, expresó la madre.

La hija, entre tanto, asiste desde hace más de un mes a un gimnasio en el centro de Alajuela, y ya nota los primeros resultados.

“He bajado un kilo, y aunque me está costando mucho, quiero llegar a mi peso ideal”, expresó.

  • Comparta este artículo
Archivo

El gran desafío es otro lazo entre madre e hija

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota