Por: Irene Traube G. 24 febrero, 2013

¿El grafiti a punto de subastarse es una obra robada? Esa es la pregunta que muchos se hacen en torno a Slave Labor (bunting boy) , mural del artista británico Banksy que fue sustraído la semana pasada del barrio Wood Green (norte de la capital británica) y que ayer figuraba en un remate de arte en Miami.

La pieza, que adornaba la pared de una tienda en el barrio y que no se sabe con certeza cómo fue retirada de ahí, ayer iba a ser vendida a un precio inicial de $400.000 (unos ¢202.800.000). La casa de subastas Fine Art Auctions Miami la valoró entre $500.000 (cerca de ¢253.500.000) y $700.000 (unos ¢354.900.000), según EFE.

Días atrás, el concejo municipal envió una carta al propietario de la casa de subastas, con el fin de evitar que se lucrara con una pieza de arte comunitario, según divulgó el sitio web National Public Radio. Por su parte, una vocera de Fine Art dijo que subastarían Slave Labor porque hicieron lo necesario para comprobar que es propiedad de quien dice ser su dueño. Los datos del propietario no fueron revelados.