Comisión técnica evaluará opciones para bajar costos de concesión

Por: Esteban Mata Blanco 18 abril, 2013

En medio de las incesantes objeciones a la concesión de la carretera San José-San Ramón, el Gobierno explora una fórmula para rebajar los peajes que la empresa OAS Ltda. cobraría en caso de que se concrete la obra.

La presidenta de la República, Laura Chinchilla, anunció ayer que la reducción de las tarifas se podría discutir en una mesa de diálogo con los sectores opuestos a la concesión por $524 millones para reparar y ampliar la ruta.

El costo del peaje, que alcanzaría los ¢2.000 si se realiza todo el recorrido entre San José y San Ramón, es uno de los principales puntos de polémica entre el Gobierno y los grupos opuestos al proyecto.

“Hemos venido trabajando escenarios posibles, realizables, de renegociación de un contrato que ha sido cuestionado, especialmente en el tema tarifario”, comentó Chinchilla en medio del acto de entrega del premio Claudia Poll al velocista Nery Brenes.

El acto, realizado en Casa Presidencial, le sirvió a la presidenta para hablar sobre los planes que el Ejecutivo ha venido fraguando desde el 11 de abril, cuando las protestas contra la concesión derivaron en un encontronazo entre la policía y manifestantes en la ciudad de Alajuela.

Por su parte, mediante un comunicado de prensa, la firma brasileña OAS expresó ayer su anuencia para sentarse a dialogar con el Gobierno y “despejar juntos la mejor ruta para concretar una obra que vendrá a acentuar el camino del desarrollo”.

A discusión. Para dar sustento técnico a la idea de rebajar el precio de los peajes, la presidenta gestionó la conformación de una comisión técnica que revise el contrato y estudie de qué manera se puede rebajar el costo de las obras y, por ende, las tarifas para los conductores.

Dicho grupo está conformado por expertos del Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme) de la Universidad de Costa Rica, del Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos y del Instituto Tecnológico de Costa Rica.

Los nombres de los integrantes no fueron dados a conocer ayer.

Chinchilla sostuvo que la rebaja de la tarifa de peajes es uno de los puntos que se podrían discutir en una mesa de diálogo con los opositores y que incluye la renegociación del contrato con la firma brasileña OAS Ltda.

“Hemos generado señales que no hay la menor duda, son las señales correctas. Son las señales que el Gobierno manda para facilitar, para que no haya excusas de no sentarse a conversar”, manifestó.

Otra de esas señales es la solicitud, tanto a la Iglesia católica como a las universidades públicas, para que participen como mediadores en el diálogo.

Sin embargo, la oferta no tienta al que hasta ahora se levanta como el máximo grupo opositor al proyecto: el Foro de Occidente.

Su principal vocero, Paul Brenes, recalcó ayer que la única propuesta viable para empezar el diálogo es que se anule el contrato.

“Hemos dicho cómo nos vamos a sentar a negociar y eso solo pasará cuando se anule el contrato de concesión; de lo contrario, no. Estamos muy claros en el objetivo, todos estamos en el mismo canal”, manifestó Brenes.

Pero ni el Gobierno ni la empresa OAS están en ese canal.

Chinchilla y su ministro de Comunicación, Francisco Chacón, insisten en buscar una salida que no implique la anulación de la polémica concesión.