Según Presidencia las pérdidas ascienden a ¢22.360 millones

 18 septiembre, 2012
 El Hospital Monseñor Sanabria, de Puntarenas sufrió daños estructurales tras el sismo, que obligaron a su evacuación total. | ARCHIVO.
El Hospital Monseñor Sanabria, de Puntarenas sufrió daños estructurales tras el sismo, que obligaron a su evacuación total. | ARCHIVO.

San José (Redacción). Mediante un decreto de emergencia que planea promulgar el lunes entrante, el gobierno pretende canalizar los recursos necesarios para atender los daños provocados por el terremoto de Nicoya, del miércoles 5 de setiembre , informó esta tarde la mandataria, Laura Chinchilla.

A la salida del Consejo de gobierno, la presidente detalló que los diferentes ministerios en instituciones oficiales valoraron en ¢22.360 millones los costos de los daños en infraestructura pública y viviendas, repartidos principalmente en 20 cantones del país.

El informe oficial señala que el sismo afectó 15 carreteras nacionales, 38 puentes, 40 acueductos, dañó 31 edificios públicos, 62 centros educativos, 33 edificios de salud (clínicas, Ebais y hospitales, principalmente el Monseñor Sanabria de Puntarenas), y 1.990 viviendas con daños entre parciales y graves.

Chinchilla además, dejó abierta la posibilidad de invertir parte de una donación del gobierno de China por $8 millones en la construcción de escuelas móviles con el fin de acelerar la reincorporación de los estudiantes al ciclo lectivo.