El ritmo de los sentimientos

 20 febrero, 2016

Las Palmas, Gran Canaria. Diario El Nacional, Venezuela El bailarín rumano Gelu Barbu falleció el miércoles pasado, a los 83 años, en Las Palmas de Gran Canaria, donde residía desde hace más de cuatro décadas.

Barbu cosechó la fama en su país natal, donde llegó a convertirse en primer bailarín de la Ópera de Bucarest.

En noviembre de 1961 huyó de Rumania a causa de la dictadura de Nicolae Ceausescu. Aprovechó ser parte de una gira de su compañía por la República Democrática Alemana y cruzó a la parte occidental de Berlín.

Su trayectoria comenzó con Alexandre Puccini, con quien se formó en la Escuela Vaganova, de San Petersburgo. En ese lugar compartió clases con Nureyev y Barishnikov.

Como bailarín, no solo destacó en la Óperas de Bucarest, sino además en Oslo y Núremberg.

Tras pasar varios años en Alemania, Noruega y Suecia, en 1966 arribó a Gran Canaria, donde desarrolló su faceta como coreógrafo, tuteló a toda una generación de bailarines y fundó la primera escuela de ballet clásico. De las islas Canarias nunca se marchó.

En el 2002, publicó su biografía, titulada Gelu Barbu: el ritmo de los sentimientos, obra en la que desgrana el método que usó con sus alumnos durante décadas, y que se basa en la disciplina y el arte de expresar los deseos más profundos mediante el baile.

Barbu sufrió hace dos años una trombosis cerebral.