Constantino Urcuyo, considera que en general la mandataria es juzgada por sus resultados

Por: Daniela Cerdas E. 23 abril, 2013

San José (Redacción).  “A Chinchilla se le han aplicado otro conjunto de criterios para juzgar su labor, probablemente por su condición de mujer. De manera tal que se le juzga de forma diferente”.

A esa conclusión llegó Roberto Gallardo, ministro de Planificación, al consultársele si la ruptura del contrato de concesión con la empresa OAS impactaría la imagen de la presidenta Laura Chinchilla.

Según el Ministro, él creería que la decisión tendría un impacto positivo, sin embargo, “las métricas típicas para juzgar la labor de un Gobierno en este momento no se aplican”.

“Ha habido crecimiento económico, la inflación más baja en últimos 40 años; se han creado miles de empleos, se bajó la pobreza en un 1% y hay 25.000 niños en la Red de Cuido. Usted debería llegar a la conclusión de que tiene un buen Gobierno y una buena presidenta, sin embargo, en este país no es así. A ella se le ha juzgado con parámetros completamente diferentes”, dijo Gallardo esta mañana en adn 90.7 FM.

El analista político, Constantino Urcuyo, considera que en general la mandataria es juzgada por sus resultados.

“El machismo es aplicable para algunos sectores pero no la totalidad. Hay un problema de acción política. Ella ha intervenido tardíamente en casos de corrupción y eso pareciera que afecta su imagen”, expresó Urcuyo

Por su parte, Monserrath Sagot, socióloga especializada en temas género, dijo que a Laura Chinchilla se le juzga “por su mala gestión”.

“No creo que ser mujer sea un elemento determinante en el juicio que hace la gente de su gestión. No tiene que ver nada el género. Tiene que ver con el estilo con que ella se relaciona con la ciudadanía. La gente la percibe como cerrada y distante”, indicó la socióloga.