Por: Aarón Sequeira 9 abril, 2013

El fiscal general, Jorge Chavarría, devolvió ayer la computadora que capturó de la oficina del diputado Wálter Céspedes , del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC).

La orden de entrega llegó a la Fiscalía de parte de la Sala III , que tomó la resolución el pasado viernes, y advirtió al fiscal que, de no acatar la orden, incurriría en delito de desobediencia a la autoridad.

El fiscal había ido en persona, el 20 de febrero, a decomisar la computadora, pero ayer por la tarde envió a dos agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Randall Retana y Diego Herrera.

La captura de la computadora se dio como parte de la investigación contra el diputado Céspedes por supuesto tráfico de influencias. El congresista pidió en un correo electrónico al ministro de la Presidencia, Carlos Ricardo Benavides, el nombramiento de dos sobrinas en el Ministerio de Educación Pública (MEP) y de una conocida en Salud.

Sobreseimiento. El abogado del diputado, Belisario Solano, manifestó que tomará esta semana para analizar los términos en que pedirá un sobreseimiento o una desestimación de la causa que estableció Chavarría.

El fiscal indicó que, antes que un error o una confrontación, hubo diferencia de criterios jurídicos entre la Fiscalía y la Sala III.

“Estamos en un Estado de derecho donde funciona el régimen constitucional (...), pero no comparto las razones de los jueces”, indicó Jorge Chavarría.

Tras la captura de la computadora, los diputados censuraron al presidente del Congreso, Víctor Emilio Granados, porque había permitido el ingreso del fiscal en el despacho de Walter Céspedes.