Buzos del ICE rastrean en lecho marino; suministro se asegura con plantas

Por: Mercedes Agüero 12 septiembre, 2012
Pantalla completa Reproducir
1 de 3

Isla Chira. Pese a muchas horas de trabajo bajo el agua, los buzos del ICE no lograron ayer “pescar” el cable submarino que hace falta reparar para restablecer la electricidad en isla Chira, de 43 kilómetros cuadrados, en el golfo de Nicoya.

Esta comunidad de 3.000 habitantes (en su mayoría dedicados a pesca artesanal) quedó sin luz desde la mañana del 5 de setiembre, cuando se produjo el terremoto de 7,6 grados, en Sámara, Nicoya.

Tras el susto, las refrigeradores funcionan y los bombillos se prenden gracias a una planta generadora que instaló el Instituto Costarricense de Electricidad la madrugada del viernes.

“Salimos ilesos del temblor (sin pérdidas) porque la carne estaba congelada y no se desperdició; además, teníamos pocos embutidos”, expresó Nacín Brais, pulpero del abastecedor Linda Vista, en San Antonio de Chira.

La avería en el cable de 5 kilómetros de extensión ya fue localizada a 2,4 kilómetros de playa Montero, en Chira.

Ayer, los buzos estuvieron rastreando el cable de unos ocho centímetros de diámetro en un radio de diez metros, en el lecho marino.

Como no hubo éxito, las labores se retomarán a las 6 a.m. de hoy, adelantó Rafael Alpízar, ingeniero en Mantenimiento Industrial de la Unidad de Servicio al Cliente del ICE, a cargo de la operación.

Sin embargo, para asegurar el suministro eléctrico, funcionarios de la ICE llevaron una nueva planta de diésel.

Esto, porque con la generadora actual ya se han producido algunos cortes en los siete poblados de la isla, cuyo tamaño es igual al del cantón Central de San José.

“En horas pico hay un poco de problema con el suministro porque la demanda se incrementa. Al no tener capacidad, se raciona el servicio por sectores; por eso trajimos la otra planta”, explicó Jesús Sánchez, director de Servicio al Cliente del ICE-Electricidad.

Otros daños. Aparte del corte eléctrico, el terremoto de Nicoya también afectó viviendas en Chira, informó Antolyn Montes, presidente de la Asociación de Desarrollo. Según el representante comunal, envió una lista de los perjudicados al comité de emergencias de Puntarenas, con el propósito de que hagan una valoración de los daños.

Hasta este martes, ninguna institución vinculada con la atención del terremoto ha llegado a la zona.

Una de las casas más afectadas es la Franklin Jiménez, la cual quedó totalmente falseada y con paredes apenas sostenidas por viejos trozos de madera.

Jiménez, oficial de la Fuerza Pública destacado en Santa Cruz de Guanacaste, teme que ante un nuevo temblor la vivienda ceda y caiga encima de su esposa o su hija de apenas tres años.

“Mi mayor temor es por ellas que pasan aquí solas durante seis días. Necesito que me ayuden para levantar una casita nueva”, expresó el chireno.

Asimismo, un aula de la Escuela Central de San Antonio tuvo que ser clausurada, como narró Erick Carrillo, asistente de dirección de este centro educativo.

Ahora los docentes solo confían en que el Ministerio de Educación Pública vuelva la mirada a esta comunidad y les ayude a reconstruir, al menos, el pabellón más viejo y deteriorado.

Esa es una de las tres escuelas de isla de Chira y tiene una población de 115 estudiantes.

Etiquetado como: