Vea aqui toda la información de WikiLeaks

Por: Esteban Oviedo 4 marzo, 2011
 José Fabio Pizarro, director policial en el gobierno anterior. | ARCHIVO
José Fabio Pizarro, director policial en el gobierno anterior. | ARCHIVO

José Fabio Pizarro, director de la Fuerza Pública durante el gobierno anterior, negó ayer que la Embajada de Estados Unidos aportara autobuses para trasladar policías costarricenses a las protestas contra el TLC, en el 2007.

Pizarro rechazó el contenido de un cable de la diplomacia estadounidense obtenido por la firma digital WikiLeaks y dado a conocer ayer por La Nación .

Según el documento, el Ministerio de Seguridad solicitó a la delegación de EE. UU. el alquiler de buses utilizando fondos destinados al combate del narcotráfico y la Embajada accedió a proveer diez unidades en febrero del 2007.

“Yo era director. Puedo dar fe de que eso nunca sucedió. Nunca se llevaron equipos antimotines. Teníamos orden de que podían darse las manifestaciones. Nunca movimos personal con buses rentados, nunca, se lo puedo asegurar, nunca dijeron ‘tomen esto’ y van diez buses”, argumentó.

Eric Lacayo, entonces director de Planes y Operaciones de la Fuerza Pública, a quien mencionan los cables, declinó hablar sobre el tema. Dijo no tener certeza de que el cable obtenido por WikiLeaks fuese verdadero.

“Trabajamos con recursos adquiridos por la Institución. Mi posición con respecto a lo que diga el cable no tiene mayor relevancia”, sostuvo Lacayo.

En todo caso, agregó, cualquier plan debía tener la autorización de las autoridades superiores de Seguridad.

Por su lado, el exministro de Seguridad, Fernando Berrocal, negó haber conocido sobre el asunto de los buses.

Otro cable menciona que, entre noviembre y diciembre del 2006, el Comando Sur del Ejército de EE. UU. entrenó a 77 policías en “derechos humanos”, pero dice que en realidad se trató de una preparación contra las protestas.

Carlos Roverssi, entonces director de la Escuela Nacional de Policía y actual vicecanciller, negó que eso hubiera ocurrido. Según dijo, el Comando pagó el hospedaje en playa Conchal y el curso sobre derechos fue impartido por directores policiales y consultores costarricenses.