Exfuncionario de Concesiones dice que daba informes orales a Francisco Jiménez

Por: Aarón Sequeira 20 febrero, 2013

El ingeniero Manuel Abarca era el gerente –desde Consejo Nacional de Concesiones (CNC)– del proyecto de la carretera San José-Caldera, pero, a su vez, hacía visitas de inspección a la construcción de la trocha fronteriza con Nicaragua.

Abarca compareció ayer ante los diputados para explicar qué hacía en la trocha, y por qué, cuando era funcionario del CNC, que no estaba involucrado en ese proyecto.

Abarca dijo que él solo daba informes orales de la trocha al entonces ministro de Obras Públicas y Transportes Francisco Jiménez.

Los informes, agregó, los daba en reuniones con Jiménez y la entonces viceministra María Lorena López. No obstante, el ingeniero negó ante los diputados de la Comisión de Ingreso y Gasto Público que él fuera asesor de Jiménez.

“La única función que me encargó el exministro fue la evaluación técnica de las fuentes del material (con que era construida la trocha de 160 km)”, declaró Abarca.

Sin embargo, el diputado del Partido Acción Ciudadana, Manrique Oviedo duda de ello, y en su interrogatorio intentó evaluar el conocimiento de Abarca sobre los tajos, y lo calificó como deficiente.

Según Abarca, él nunca tomó decisiones sobre procesos específicos en la construcción y negó a la diputada libertaria Patricia Pérez haber tenido contacto con empresas contratadas en el proyecto.

Abarca hizo visitas a la trocha en un carro de la supervisoraCano Cacisa, empresa privada contratada por el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) para vigilar las obras de la trocha.

Este vehículo derrapó en una oportunidad y tuvo daños en uno de sus costados, afirmó Abarca, aunque Oviedo le echó en cara que en realidad se había declarado pérdida total sobre el vehículo.

Sin nexos. Aunque Manrique Oviedo dijo que personas de la zona norte señalan a Manuel Abarca como cercano al nexo entre Jiménez y las empresas, el que fuera ingeniero del Consejo Nacional de Concesiones negó haber tenido algo que ver en la relación contratistas-Conavi.

El diputado socialcristiano Wálter Céspedes trajo a colación las declaraciones de los exfuncionarios del Conavi, Manuel Serrano y Carlos Acosta, sobre presuntas decisiones de Abarca en la construcción de la ruta fronteriza pese a no ser funcionario del Conavi.

El exgerente de la ruta 27 sí aceptó que le recomendó al exmnistro Jiménez la colocación del material sobre la trocha lo antes posible.

Tras el escándalo con la trocha, Abarca debió dejar el CNC.

El secretario técnico del Consejo Nacional de Concesiones, Edwin Rodríguez, fue quien le pidió que tomara vacaciones el día que la Fiscalía hacía allanamientos en el Conavi por este caso.

Manuel Abarca y Francisco Jiménez se conocieron en los años 80, cuando ambos eran funcionarios en el Ministerio de Obras Públicas y Transportes.