Por: Óscar Rodríguez 20 abril, 2013

Leer los contratos con detalle y preguntar muy bien de cuánto es la tasa de interés es la recomendación dada por expertos a las personas, para evitar caer en una trampa financiera que en vez de resolver problemas económicos los puede complicar.

“Los consumidores deben comparar las condiciones de estos servicios con las entidades reguladas para conocer las implicaciones. Además, la persona debe tener claro que, una vez firmado el contrato, está obligada a cumplir con las condiciones de la empresa”, dijo Kattia Chaves, de la Oficina de Apoyo al Consumidor, del Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC).

Para Anabelle Ortega, directora ejecutiva de la Cámara de Bancos, es necesario que se realice algún tipo de supervisión a este tipo de actividad para que las personas no sean víctimas de condiciones abusivas, donde terminan pagando montos excesivos por los préstamos que obtienen. “Es importante promover la educación e inclusión financiera de los distintos sectores de la población”, dijo.