Inversionistas hacen ‘campo’ para comprar la próxima emisión, dice analista

Por: Patricia Leitón 5 abril, 2013
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

Los precios de los bonos de deuda externa costarricenses descendieron tanto en el mercado interno como externo, ante la nueva colocación que prepara el país.

La baja más notoria es en la cotización externa del bono que vence en el 2023, que se emitió el año pasado y cuyo precio rozó, en enero, los 104%, y el 2 de abril pasado se negoció a 100,86%.

“Los precios de los bonos han bajado como señal de que los inversionistas están haciendo campo para la nueva emisión”, comentó Douglas Montero, gerente de Corro y Mercado Internacional en Mercado de Valores.

Adriana Rodríguez, jefa de Estrategia de Aldesa, explicó que, generalmente, antes de una nueva colocación se ven más ventas de la emisión que ya está vigente.

“Esto sucede porque, en algunos casos, los inversionistas desean hacer un cambio de la vigente a la nueva o porque quieren mantener un mismo nivel de exposición a Costa Rica, pero compartido entre varias emisiones, entonces venden una parte para sustituirla por la nueva”, explicó.

No obstante, añadió que la baja en los precios de los bonos ticos tampoco se puede desligar de un mayor nivel de aversión al riesgo en los mercados por la situación de Chipre, las nuevas tensiones en Corea del Norte y datos recientes de la economía de Estados Unidos que, aunque buenos, no cumplieron con las expectativas.

Melvin Garita, gerente general a. í. de Lafise Valores Costa Rica, añadió que los rendimientos de algunos títulos de renta fija han tenido presión al alza por el movimiento de los bonos del Tesoro de Estados Unidos: “esto en conjunto con el anuncio de una nueva colocación han presionado a la baja el precio del Costar23 (bono de deuda externa que vence en el año 2023)”, dijo.

El Ministerio de Hacienda prepara una nueva emisión de eurobonos. Esta semana ya anunció los asesores legales y los bancos que la llevarán adelante.

No se sabe cuándo. El viceministro de Inversión y Crédito Público, Jordi Prat, insistió en que estos trámites no significan que la colocación se haga pronto. Podría hacerse en el 2013 o en la primera parte del 2014; no obstante, para Garita ahora sería buen momento.

“En términos históricos los rendimientos a los que se podrían colocar los títulos actualmente constituyen una muy buena opción, más si se considera que esta colocación sería a plazos mayores a la realizada en noviembre anterior, que fue a 10 años”, explicó.

El Gobierno tiene autorización para vender en el exterior bonos hasta por $4.000 millones entre el 2012 y el 2015, con un máximo de $1.000 millones por año.

Etiquetado como: