Más de 700 personas de 14 empresas donaron 2.000 horas de labor

Por: Michelle Soto 8 diciembre, 2012
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

“Quejarse es muy fácil y muchas veces no tomamos acción para resolver eso que nos causa la queja. Hacer un voluntariado contrarresta eso, se pone manos a la obra para mejorar las cosas”.

Las palabras son de Alessandro Condi, uno de los voluntarios que se unió a la II Semana Nacional del Voluntariado con la expectativa de contribuir a construir un mejor país para todos.

Al igual que él, más de 700 voluntarios de 14 empresas donaron 2.000 horas de trabajo para limpiar ríos, pintar aulas, sembrar árboles y lijar pupitres, entre otras acciones.

La actividad , que se extiende del 3 al 8 de diciembre, es una iniciativa de la Asociación Empresarial para el Desarrollo (AED), la Fundación Aliarse y la Dirección Nacional de Desarrollo Comunal (Dinadeco).

“El voluntariado es una fuerza capaz de mejorar condiciones de vida y transformar positivamente comunidades”, dijo Aitor Llodio de Aliarse.

Manos a la obra. Ubicado en Desamparados, el parque La Libertad consta de 32 hectáreas destinadas a ser un espacio verde en beneficio de ocho comunidades: Fátima, Patarrá, Guatuso, Linda Vista, Río Azul, San Antonio, Tirraces y Dos Cercas.

Allí, los voluntarios construyeron un área de juego para niños con llantas de desecho, las cuales son reutilizadas para convertirlas en columpios, asientos y rayuelas.

“Al inicio nos explicaron que este proyecto se suma a un esfuerzo por frenar la deserción escolar y eso me hizo sentirme muy motivado a retribuir de esta forma”, dijo Edgar Cárdenas de Bridgestone.

Cerca de ellos, otros voluntarios se dieron a la tarea de deshierbar y limpiar las 3,2 hectáreas del jardín botánico. Su acción ayudará a que las especies vegetales recién sembradas puedan establecerse.

“Lo que buscamos es recuperar la biodiversidad del Valle Central y el jardín es el punto más importante en el parque porque sus 388 especies son representativas de diversos lugares”, explicó Lidia Noches, funcionaria del parque La Libertad.

Otro grupo se dedicó a recolectar residuos electrónicos y contaron con el apoyo de la empresa Fortech que se encargará de su disposición final así como de las municipalidades de Desamparados, Curridabat y La Unión.

“Quisimos decirle a la gente que no tire sus celulares y otros artefactos viejos a la calle o a los guindos. Esto nos ayudará a tener una comunidad más limpia y bonita”, comentó Noches.

“Al final, siento que soy yo el que gana poquito más de lo que doy”, dijo Fabián Zúñiga de Hewlett Packard (HP).