Archivo

¿Por qué no encontramos compañía en el universo?

Actualizado el 16 de octubre de 2012 a las 12:00 am

No nos preguntamos cuál es el propósito de buscar vida extraterrestre

Archivo

¿Por qué no encontramos compañía en el universo?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Richard Wright, exitoso hombre de letras, declaró que busca la soledad porque “representa la condición natural e inevitable del hombre”. Pero la inmensa mayoría de los humanos buscamos compañía. Aunque sea de extraterrestres.

El Observatorio de Ginebra anunció que existen planetas habitables en otras galaxias. La nave espacial Kepler lanzada para detectar planetas con órbitas como la nuestra, ha descubierto 1.235 planetas potenciales. El problema es que el más cercano a la Tierra está a 300.000 años de viaje a las velocidades más rápidas actuales. Pero los terrestres seguimos buscando.

Se detectó el aminoácido glicina en un fragmento del cometa que fue traído a la Tierra por la nave espacial Stardust. Por primera vez, se encontraba en el espacio un componente de las proteínas, un elemento esencial para la vida como la nuestra.

En Australia, enormes antenas están tratando de escuchar el gorgoteo tan esperado de extraterrestres por medio de aparatos capacitados para escuchar señales electromagnéticas a 30 años luz que tamizarían 1.000 estrellas. Al mismo tiempo, emiten señales con contenidos estructurados (como símbolos que expresan fórmulas matemáticas) que se espera que alcancen una audiencia intergaláctica a cientos de años luz. Y nada.

Seguimos buscando, pero no nos preguntamos cuál es el propósito de buscar vida extraterrestre. Algunos asumen que los posibles beneficios derivados del contacto con un “ET” son mayores que los posibles daños que se produzcan a raíz de un contacto con ellos. Algunos investigadores han hecho un listado de lo que nos puede ocurrir como consecuencia de ese contacto: nos pueden “comer, esclavizar o atacar”, nos pueden infectar con horribles enfermedades o simplemente nos pueden eliminar del todo “para bien del Universo”. Quizá con toda razón.

Me incluyo entre los que no estamos muy seguros de que debemos insistir en buscar ese encuentro. Está bien intercambiarnos “correos”. Pero un contacto físico significaría que poseen una vasta superioridad tecnológica sobre nosotros y, con razón, nos verían como seres inferiores. Podrían tratarnos como “conejillos de Indias” y torturarnos como objetos de experimentos científicos (Hitler lo hizo) o, simplemente, exterminarnos y no dejar ninguna traza de nuestra civilización.

Pero, de necios, seguimos buscando; no nos gusta estar solos como a Richard Wright. Me consuela Bill Watterson que tiene una excelente razón para explicar el silencio celestial: “A veces pienso que la prueba más fehaciente de que existe vida inteligente en el universo es que nadie ha intentado contactar con nosotros”.

PUBLICIDAD

El Dr. Charles Krauthammer opina que “la búsqueda (de vida extraterrestre) delata una melancolía profunda: somos una especie solitaria en medio de un universo despiadado que ansiosamente espera una voz que responda en medio de un silencio absoluto”. El gran físico Fermi se preguntó una vez: “¿Dónde están todos?... tienen que estar ahí. Pero no los vemos”.

Pero el silencio, dice Krauthammer, “no es una lección halagadora sobre nuestra singularidad, sino una historia trágica de nuestro destino”: la inteligencia puede ser la facultad más maldita no solo en la Tierra sino en todo el universo. Descubrimos el poder del átomo y lo estamos usando para fabricar armas y destruir. Estados Unidos y la Unión Soviética estuvieron a un tris de destruir la Tierra, pero eran Estados con líderes estables y sobrios. Pero hoy día esas armas ya están en manos de tiranos dementes como los de Corea del Norte y pronto en las de apocalípticos radicales como los ayatolás de Irán.

¿Por qué el silencio? Para Carl Sagan, la contestación a esa pregunta se debe encontrar, trágicamente, en la variable final: la alta probabilidad de que civilizaciones avanzadas se destruyen a sí mismas y que por eso no encontramos compañía en el universo. O puede ser, simplemente, que son tan inteligentes que no quieren meterse con nosotros.

  • Comparta este artículo
Archivo

¿Por qué no encontramos compañía en el universo?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota