Archivo

La sharia y la blasfemia

Actualizado el 28 de octubre de 2012 a las 12:00 am

El adulteriose castiga conla pena de muertepor lapidación

Archivo

La sharia y la blasfemia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Santo Domingo. La sharia , ley islámica divina, es al mismo tiempo Constitución y sistema legal que alcanza lo social, económico, criminal, doméstico y político. Para cumplir con estos mandatos existe el cuerpo policial religioso para la protección de la virtud y prevención del vicio. Los crímenes se definen como robo, adulterio, violación y asesinato.

El código legal basado en la filosofía de la venganza castiga de manera drástica y permite que la familia de la víctima administre y cumpla la sentencia. Un asesino puede esperar por años la sentencia y su aplicación hasta que los familiares de la víctima decidan el castigo o puede escapar a la sentencia de muerte si la familia decide una recompensa económica (dinero de sangre). Es una decisión que se corresponde con la defensa del “honor de la familia”.

El adulterio. De acuerdo a su código divino, el adulterio es un delito que se castiga con la pena de muerte por lapidación. El método puede variar al depender del juez que la sentencie y del país que la aplique. Su procedimiento es más o menos el mismo. El condenado o condenada es envuelto en una sábana, se entierra en un hoyo atado a un árbol o un palo. Si es hombre es enterrado hasta el cuello. Si es mujer hasta los codos o las axilas. En esa posición, se le lanzan piedras hasta lograr su muerte.

La sharia establece que las piedras a ser lanzadas deben tener un tamaño ni muy grande para matar con una sola, ni muy pequeñas que no hagan daño. El primero en arrojar es el juez que ha emitido la sentencia divina, luego los miembros del tribunal y en tercer lugar el público que se coloca en círculo alrededor del enterrado condenado. Esta muerte por lapidación se calcula que puede durar de tres a cuatro horas y, si el condenado logra sobrevivir, es perdonado y, si soporta sin perder el conocimiento, es una muerte lenta y extremadamente dolorosa.

En el año 2002 Amnistía Internacional lanzó una campaña en defensa de la nigeriana Zafiya condenada por la ley divina de la sharia a morir lapidada por haber mantenido relaciones sexuales con un hombre casado. Zafiya argumentaba que había quedado embarazada por haber sido violada por un primo. Su testimonio no fue aceptado en el juicio por la ausencia de los cuatro testigos mínimos que requiere la ley divina en el caso de que la acusada sea mujer. Si el acusado es hombre basta solo con su palabra.

PUBLICIDAD

Campaña mundial. Zafiya y luego Amina, también nigeriana, condenadas a ser lapidadas lograron sobrevivir por la campaña global de Amnistía Internacional. La correspondencia recibida obligó a un fallo del tribunal a revocar la sentencia argumentando errores procesales en el juicio. En Pakistán, la cristiana Asia Bibi espera en la cárcel la apelación a la sentencia de muerte por blasfemar contra el profeta del islam.

El sistema penal de la mayoría de los Estados musulmanes basados en la sharia , también establecen como un delito los que insultan Alá, al profeta Mahoma y el Corán. La penalización al delito incluye la pena de muerte. Es la ley de la blasfemia. Después de las protestas en los países musulmanes por el video de Mahoma y la muerte de los diplomáticos de los Estados Unidos en Libia, liderado por Pakistán, país portavoz de la Organización de la Conferencia Islámica (OCI), 56 países islámicos miembros de las Naciones Unidas promueven la aprobación a nivel mundial de una “ley de la blasfemia”. ¿Incluirán completar toda la sharia ?

Parecería que los islámicos aún no se enteran que en otras partes del mundo las leyes las escriben los ciudadanos, no los dioses ni los profetas.

Violeta Yanguela Periodista y escritora dominicana. E-mail:v.yanguela@codetel.net.do

  • Comparta este artículo
Archivo

La sharia y la blasfemia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota