Archivo

Para los hackers , China es la tierra prometida

Actualizado el 06 de junio de 2013 a las 12:00 am

En China, Ejército de Liberación Popular es apenas una parte del complejo universo de la piratería informática

Archivo

Para los hackers , China es la tierra prometida

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                La cultura de hacking empezó en China a finales de los 90
ampliar
La cultura de hacking empezó en China a finales de los 90

Beijing, China (New York Times) Ya sea que se emplee para allanar redes privadas, localizar con exactitud la fuente de disensión o robar secretos comerciales, la piratería informática se discute abiertamente en China. No se confina a complejos militares de máxima confidencialidad, sino que, incluso, se promueve en exposiciones de comercio, dentro de aulas universitarias y en foros de Internet.

De hecho, el ministerio de educación y las universidades, por ejemplo, se suman a empresas en el patrocinio de competencias de hackers a las que asisten buscadores de talento del ejército; y las corporaciones, por su parte, emplean a hackers independientes para que espíen a competidores.

Algunos hackers creen que el delito es más lucrativo que el trabajo legítimo, pero abundan las oportunidades para que diestros hackers devenguen generosos salarios, dado el creciente número de empresas de ciberseguridad que suministran servicios de defensa de redes al gobierno, empresas paraestatales y compañías privadas.

“Personalmente, he suministrado servicios al Ejército Popular de Liberación, el Ministerio de Seguridad Pública y el Ministerio de Seguridad de Estado”, dijo un ex hacker prominente que usó el alias V8 Brother. Aseguró que había realizado el trabajo como contratista y lo describió diciendo que era defensivo por naturaleza, pero se negó a dar detalles.

Una fuerza detrás de la proliferación de la piratería informática es la insistencia del gobierno en mantener la vigilancia sobre cualquiera que sea considerado sospechoso. Así que departamentos de policía locales contratan servicios de empresas de piratería para vigilar y suprimir la disensión, dice gente enterada.

Pero en todo caso, la presencia del estado a lo largo de la economía significa que los hackers a menudo terminan haciendo trabajo para el gobierno en algún momento, incluso si es a través de algo tan pequeño como un contrato con una oficina de gobierno local.

“No creo que Occidente entienda: el gobierno de China es sumamente grande. Casi es imposible no pasar por el gobierno”, dijo otro ex hacker.

¿Qué se dice afuera? En Washington, algunos funcionarios critican lo que ven como ataques patrocinados por el estado. Los funcionarios dicen que están creciendo las intrusiones en contra de gobiernos y negocios extranjeros, en tanto el Pentágono acusó este mes a las fuerzas armadas de China de haber atacado sistemas informáticos del gobierno de Estados Unidos .

PUBLICIDAD

Sin embargo, otros expertos en seguridad consideran que las facultades chinas a menudo producen en masa estudiantes que conocen la teoría pero carecen de habilidades prácticas. Eso podría explicar porqué muchos ataques de piratería china que han sido descubiertos no parecen muy sofisticados.

Los ataques de grupos chinos a menudo ocurren solo de 9 a.m. a 5 p.m., horario de Beijing. Y a diferencia de, por ejemplo, los rusos, los hackers chinos no tienden a ocultar sus movimientos.

“Están usando la mínima dosis de sofisticación necesaria para lograr su misión. Ellos tienen mucho poder humano disponible, pero no necesariamente mucho poder humano inteligente para conducir estas operaciones de manera furtiva”, dijo Darien Kindlund, gerente del grupo de inteligencia para amenazas en FireEye, empresa de ciberseguridad con base en Milpitas, California.

La Cancillería china, por su parte, dice que China se opone a los ataques de hackers y, en sí, es una víctima.

  • Comparta este artículo
Archivo

Para los hackers , China es la tierra prometida

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota