Por: Aarón Sequeira 27 febrero, 2013

Tras cinco meses de espera para la presentación oficial ante el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, el embajador costarricense, Javier Sancho, al fin cumplió ayer ese trámite.

Anoche, en ceremonia oficial, Sancho presentó oficialmente sus credenciales como enviado del Ministerio de Relaciones Exteriores de Costa Rica.

El encargo de Sancho es abrir canales de comunicación y “trabajar en la búsqueda de caminos que nos permitan avanzar en el progreso de las relaciones bilaterales.

”Encontré en el presidente Ortega una gran disposición al diálogo. Él celebró que nuestro país tenga un embajador acreditado después de varios años”, dijo Sancho anoche, luego del acto oficial.

Calero presente. La alusión al conflicto entre los dos países por la invasión nicaraguense a isla Calero y el proceso que se mantiene en la Corte Internacional de Justicia, en La Haya, estuvo en el discurso que dio Sancho ante las autoridades nicaraguenses.

El primer paso que daría el embajador, que está en Managua desde setiembre del año pasado, será para abrir las opciones de mejora en las relaciones con Nicaragua.

“Voy a conversar con el canciller, Enrique Castillo”, dijo.

Sancho negó que hubiera roces por el atraso del acto oficial de entrega de las credenciales.

El vicecanciller, Carlos Roverssi, enfatizó en que el atraso también incluyó a otros nueve países, por temas de política interna.

“Sí nos extrañó que fuera convocado luego de algunos que presentaron las cartas credenciales después”, observó Roverssi.

Javier Sancho presentó las credenciales junto con el nuncio apostólico en Managua, Fortunatus Nwachukwu, en el acto oficial.

El canciller tico, Enrique Castillo, dijo que la idea principal es tener presencia en Managua, además de la función de enlace entre nuestro país y los costarricenses que viven en Nicaragua y tienen negocios en ese país, pero sin una actitud de confrontación.

“Debe estar atento a defender intereses costarricenses en todos los planos. Eso no significa una actitud adversa, todo se puede entender de manera pacífica, haciendo uso de la diplomacia”, comentó el canciller Castillo anoche.

La actitud abierta al diálogo también implica que Sancho debe estar atento para defender los intereses del país en las circunstancias que lo requieran.

El conflicto entre Costa Rica y Nicaragua que se dirime en La Haya iría más allá de mayo del 2014, según temen las autoridades costarricenses.