Archivo

Temporada este fin de semana, en el Teatro de La Aduana

Canto pa’ no llorar cruza los caminos del video y la danza

Actualizado el 25 de abril de 2013 a las 12:00 am

Arduo trabajo La obra interdisciplinaria del coreógrafo costarricense Rogelio López aborda el concepto de identidad

Archivo

Canto pa’ no llorar cruza los caminos del video y la danza

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Danza que salta de la gran pantalla al escenario y viceversa. Ese fue el lenguaje que eligió Rogelio López para su nueva propuesta Canto pa’ no llorar , que se estrena hoy, en el Teatro de La Aduana.

La razón: el artista quería ofrecerle a su público una experiencia distinta a la que ha presenciado hasta ahora, lo que se tradujo en todo un desafío porque ya ha transitado caminos tan diversos de la danza, como el folclore, la danza aérea y la contemporánea.

Esa necesidad se sumó a la sed de explorar nuevos territorios, como el canto, y con una espina que traía desde hace bastante tiempo: la idea de hacer una propuesta que hurgara en las raíces de la identidad latinoamericana.

Tantas inquietudes lo llevaron a buscar alianzas con colegas como el productor audiovisual Roberto Peralta; la cantante Elena Zelaya; el músico Fabián Arroyo y el bailarín mexicano Dante Mancilla.

“Esta obra es una búsqueda de nuestros ancestros. Estando en el Museo de Antropología de Veracruz me entero que los olmecas llegaron hasta el norte de nuestro país, que es de donde viene mi familia. Esa información me impresionó porque me reflejé en esos rostros (los olmecas); fue así como vino la idea de hacer una investigación sobre la identidad, que es ese crisol de factores que nos hace lo que somos hasta el día de hoy”, aseguró.

Según explicó López, tras esta experiencia Canto pa’ no llorar se convirtió en un análisis de la identidad mexicana, desde la mirada de un costarricense.

Es así como en escena, y en una pantalla gigante, se proyectan personajes, situaciones y lugares que juntos crean esos rasgos propios que definen a un individuo.

Para mostrarlos al público, López hace uso de diferentes recursos como el uso de canciones autóctonas interpretadas en la voz de Zelaya y Fabián Arroyo, quien también se integra a la danza.

En escena, Mancilla es un peregrino que recorre la costa atlántica mexicana, en búsqueda de sus raíces.

Este periplo en el tiempo y el espacio, es posible mediante el audiovisual hecho por Peralta, y un vestuario que va mutando hasta convertirlo en diferentes personajes prehispánicos, españoles y de la cultura popular mexicana.

PUBLICIDAD

“Este ha sido un proceso muy interesante, porque he visto cómo nos ven a los mexicanos desde otra perspectiva. El resultado es hermoso; quienes vengan van a ver una parte distinta de nuestra cultura, la más bella, no la que muestran los medios de comunicación”, comentó Mancilla, quien ha trabajado con López en diferentes ocasiones en los últimos diez años.

Canto pa’ no llorar estará en cartelera hasta el próximo domingo. Luego de su estreno en Costa Rica, la propuesta será estrenada en México, en una fecha por definir.

  • Comparta este artículo
Archivo

Canto pa’ no llorar cruza los caminos del video y la danza

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota