Estudio de la Universidad de Pensilvania muestra que el estrés que sufre el hombre a lo largo de su vida deja un rastro en su esperma que puede ocasionar trastornos mentales a sus hijos

 16 junio, 2013
 El estrés que sufre el hombre ---ya sea como un preadolescente o un adulto--- deja un rastro en el espera que puede afectar las regiones cerebrales de los hijos encargadas de manejar su respuesta al estrés
El estrés que sufre el hombre ---ya sea como un preadolescente o un adulto--- deja un rastro en el espera que puede afectar las regiones cerebrales de los hijos encargadas de manejar su respuesta al estrés

San José (Redacción). El estrés que sufre el hombre ---ya sea como un preadolescente o un adulto--- deja un rastro en su esperma que afecta el desarrollo cerebral de sus hijos, reveló un estudio de la Universidad de Pensilvania .

Ya se sabe que la dieta, el consumo de drogas y el estrés crónico que sienten las madres durante el embarazo afectan el desarrollo neurológico de su descendencia y le aumenta el riesgo de ciertas enfermedades; pero el impacto de la salud y de los hábitos del padre sobre sus hijos es menos conocido.

Ahora, el estudio muestra que el estrés por él sufrido reprograma a sus espermatozoides. Ese cambio puede modificar las regiones cerebrales de los hijos encargadas de manejar su respuesta al estrés, lo cual puede ocasionarles padecimientos como ansiedad o depresión, y otros desórdenes relacionados con el manejo del estrés.

Estudios previos han mostrado que durante la preadolescencia es cuando los espermatozoides y los óvulos son más susceptibles a reprogramarse.

Para llegar a estas conclusiones, los científicos de Pensilvania analizaron el esperma de ratones macho que fueron expuestos a estrés crónico durante seis semanas, antes de que se aparearan.

El estrés lo ocasionaron cambiándolos de jaula de forma repentina, colocando orina de depredadores cerca, poniendo objetos externos en la jaula, etc.

Luego, los investigadores descubrieron que los ratones hijos de padres expuestos a esas situaciones de estrés tenían mayores niveles de la hormona encargada de responder al estrés que los hijos de padres que no fueron expuestos a tales situaciones.

Además, observaron cambios en las regiones cerebrales encargadas de regular el estrés.

Etiquetado como: