Concierto de artista español duro alrededor de dos horas y media, y fue un repaso espectacular por sus 35 años de carrera

Por: Alessandro Solís Lerici 9 febrero, 2013

Esta noche, en el estadio Ricardo Saprissa, Miguel Bosé volvió a demostrar su gran capacidad para levantar los ánimos del público, ponerlo a bailar y llevarlo al punto máximo de nostalgia.

A las 8:25 p. m., el cantante español inició su presentación con el tema Mirarte , luego de que por el escenario pasara el talento local de Xiomara, Ricardo Ramírez, Dan Robinson y Doña Merry Crismas.

El resto fue un viaje muy especial que recorrió grandes éxitos de la talla de Aire soy , Olvídame tú , Amiga y Los chicos no lloran .

Bosé también se pronunció sobre temas como la guerra y la paz, diciendo: “Yo, como hombre de paz, creo profundamente que si seguimos con este camino poco nos queda. La guerra puede arrancar separar a la gente y no se ha demostrado que sirva para nada”.

Algunos problemas técnicos, principalmente de sonido y luz, interrumpieron su presentación, pero aquello no le bajó el ímpetu ni a él ni a la masa de seguidores que juntó en el recinto.

La primera vez que se despidió fue con la canción Nada particular , que trata sobre los desplazados; y también después de Como un lobo . Si tu no vuelves generó ecos de sentimientos en todo el estadio, y ni qué decir del baile que se armó con Estuve a punto de y Amante bandido .

Luego de otra despedida, el público pidió más, y él les dio Te amaré , pero el público siguió pidiendo más, así que cantó Por tí .

De esa forma le puso punto final a la presentación, y luego de las 10:44 p. m., el público empezó a salir del estadio con un buen sabor de boca.

Lea mañana en La Nación una crónica sobre este concierto.

Etiquetado como: