Estudio de la Universidad de Colorado Boulder

 1 mayo, 2013

San José (Redacción). Ser forzado a ejercitarse puede ayudar a reducir la ansiedad y la depresión, tal y como hacerlo voluntariamente lo logra, reveló un estudio de la Universidad de Colorado Boulder

Investigaciones previas han mostrado que ejercitarse previene desórdenes relacionados con el estrés y que mejora la salud mental de las personas, además de otros beneficios a nivel físico.

Para probar si todos estos resultados se veían también luego de ejercitarse obligadamente, los investigadores, liderados por Benjamin Greenwood, tomaron un grupo de ratas que devidieron en dos grupos: unas corrían en una rueda cuando así lo deseaban y otras, en una rueda mecanizada que giraba en horarios preestablecidos.

Luego de seis semanas, las ratas fueron expuestas a estresores en el laboratorio y se les midió sus niveles de ansidedad al día siguiente.

“Independientemente de si las ratas escogieron correr o si fueron forzadas a hacerlo, el ejercicio realizado previno el estrés y la ansiedad en ambos grupos”, dijo Greenwood. Un grupo control, de ratas sedentarias, mostraron mayores niveles de estrés que las que se ejercitaron.

Etiquetado como: