Archivo

De dueño de restaurante a contratista del Conavi

Actualizado el 27 de junio de 2012 a las 12:00 am

Archivo

De dueño de restaurante a contratista del Conavi

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Hace cuatro años, Giovanni Baralis Crosetti todavía era el propietario de un restaurante llamado Papaos, ubicado frente a la carretera Interamericana Sur, en la localidad de Río Claro de Golfito.

Antes de esa época, según su propio decir, fue chofer de tráiler y, 20 años atrás, fue taxista.

Hoy, el nombre de este hombre de 43 años ha tomado relevancia ante la opinión pública debido a que fue uno de los mayores contratistas del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi) en acarreo de materiales para la construcción de la trocha fronteriza con Nicaragua.

Baralis le facturó al Conavi por dos vías: a su nombre cobró ¢779 millones y, como presidente de la firma Inversiones Papaos Giopawal, otros ¢570 millones.

El comerciante logró esas contrataciones pese a que, antes de ese proyecto, nunca había trabajado para el Conavi.

Además, de acuerdo con una búsqueda de maquinaria de carga pesada elaborada por La Nación , Baralis no tenía vagonetas, tractores ni excavadoras a su nombre en el momento en que se inició el proyecto fronterizo, a finales del 2010.

En el caso de Inversiones Papaos Giopawal, esa firma tenía dos cabezales inscritos a su nombre.

Consultado por este medio sobre su participación, Baralis relató: “Tuve negocios y restaurante y en uno de esos lo vendí y compré equipo, bueno, dentro de la venta del negocio, pues me pagaron con equipo y fue cuando me inicié en eso, hace muchísimo tiempo, no para la trocha ni nada de esas cosas”.

¿Hace cuánto? “Cinco años, seis años, cuatro años; no me acuerdo”, declaró.

“Quieren hacer ver que hace 15 días estaba yo de taxista o una cosa así”, reclamó.

En el 2008, Baralis enfrentó una demanda por un cobro de ¢380.000 de parte de la empresa Distribuidora Noble de Costa Rica, la cual le vendía suministros alimentarios al restaurante en Golfito. Este caso fue conciliado.

Nuevos bienes. Al tiempo que trabajaba en la trocha, Baralis adquirió propiedades sin necesidad de gestionar hipotecas como miembro de la sociedad Preciosa Paba, fundada el 17 de julio del 2011.

En agosto de ese año compró una propiedad de 464 metros cuadrados con una casa en el centro de Guápiles en ¢10 millones.

PUBLICIDAD

En marzo del 2012, adquirió otro terreno de 338 metros y, en abril, cinco apartamentos en una propiedad de 470 metros cuadrados, todo en Guápiles.

También, junto con la sociedad Proyectos e Inversiones Segura S. A., la firma Preciosa Paba adquirió una finca de 43.675 metros en Jiménez de Pococí.

Este año, como socio de la firma Baralis Aragón, también adquirió una vagoneta.

Años atrás, mediante créditos bancarios, Baralis había adquirido una propiedad en Guápiles y otra en Golfito.

  • Comparta este artículo
Archivo

De dueño de restaurante a contratista del Conavi

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Esteban Oviedo

eoviedo@nacion.com

Editor de Política

Editor de Política. Es bachiller en Periodismo por la Universidad Federada. Recibió el premio de La Nación como “Redactor del año” en el 2005 y en el 2007 recibió el premio Jorge Vargas Gené.

Ver comentarios
Regresar a la nota