3 octubre, 2014
Un empleado del Ministerio de Salud de Liberia visitab el distrito de West Point, en Monrovia, como parte de una campaña de concienciación contra el ébola.
Un empleado del Ministerio de Salud de Liberia visitab el distrito de West Point, en Monrovia, como parte de una campaña de concienciación contra el ébola.

San Salvador. ACAN-EFE. Dos monjas misioneras oriundas de la República Democrática del Congo, que llegaron el lunes desde esa nación africana, están en cuarentena en El Salvador desde su arribo pues en el país africano hay “presencia” del ébola, informó ayer una fuente oficial.

Las dos monjas arribaron al aeropuerto internacional Monseñor Óscar Arnulfo Romero –a 44 kilómetros al sur de San Salvador–, indicó la ministra de Salud, Violeta Menjívar, en una reunión con la prensa internacional.

Las dos misioneras son de la República Democrática del Congo, confirmó a una portavoz del Ministerio de Salud.

De momento están en “cuarentena” en un “lugar que se ha determinado de parte de la Iglesia (católica), y ahí se les está dando su atención sanitaria diaria”, añadió la ministra.

“Ellas vienen bien, están sanas, pero las hemos puesto, al igual que los dos militares, en cuarentena”, como medida de prevención por el brote del Ébola en África occidental, enfatizó.

Dos oficiales salvadoreños estuvieron en cuarentena por 21 días entre agosto y setiembre tras arribar de Liberia, pero se descartó que estuvieran contagiados de ébola.

Menjívar reveló que la Iglesia católica notificó al Ministerio de Salud sobre la llegada de las monjas, de la congregación de las Carmelitas, y aclaró que el actual brote de ébola no afecta a la República Democrática del Congo, aunque “sí tiene presencia” del mal.

Las monjas “vienen a una misión de unos meses” a El Salvador desde la República Democrática del Congo (antiguo Zaire), donde el virus del Ébola se descubrió en 1976, recordó la ministra de Salud salvadoreña.

Por su parte, el director de Vigilancia Sanitaria del Ministerio de Salud, Rolando Masís, informó de que las dos religiosas “van a estar en observación 21 días”.

Sin embargo, por el momento “están totalmente sanas; las seguimos chequeando, hemos hecho actividades antivectoriales alrededor de la casa donde se encuentran aisladas”, fuera de San Salvador, para evitar que contraigan el dengue o la chikunguña, que proliferan en El Salvador, explicó.

Menjívar señaló que El Salvador tiene un plan nacional “para respuesta” del ébola, que incluye “un protocolo de recepción” de personas procedentes, sobre todo, de Sierra Leona, Liberia y de Guinea, los países más afectados por la mortal enfermedad.