20 noviembre, 2012

washington. efe. El consejero delegado de la compañía Intel, Paul Otellini, dejará su cargo el próximo mayo, según informó ayer el propio Otellini en un comunicado.

“Después de casi cuatro décadas con la compañía y ocho años como CEO, es el momento de seguir adelante y transferir el timón de Intel a una nueva generación de liderazgo”, dijo el empresario.

Su partida será la culminación de una historia de 40 años en la empresa, fabricante de procesadores para computadores personales y que hasta hace unos años era líder en el mundo.

Sin embargo, la marcha de Otellini coincide con un periodo difícil para la compañía, ligada a la industria de los computadores personales y a la historia del gigante Microsoft, pero que está sufriendo con la llegada de las tabletas y el desarrollo del universo digital de bolsillo.

Mientras que otras compañías empezaron a desarrollar procesadores móviles para las tabletas y teléfonos inteligentes, Intel se ha quedado rezagado y ha perdido su hegemonía.

A medida que esas ventas se dispararon en los últimos años, los mercados de computadores personales han disminuido tras décadas de ganancias, lo que ha afectado al devenir de la empresa basada en San Francisco.