Por: Aarón Sequeira 19 febrero, 2013

San José (Redacción). En medio de la inauguración del nuevo edificio del Castillo Azul, el diputado limonense del Partido Liberación Nacional, Rodrigo Pinto, anunció el miércoles pasado su decisión de renunciar a su curul. Esta mañana  dijo que no se va.

¿Por qué se echó atrás? Nada más y nada menos que porque el candidato presidencial liberacionista Johnny Araya le pidió que siga al frente del trabajo electoral en el Caribe.

La presidencia de la República ni se manifestó cuando supo la noticia. Pinto Rawson no recibió llamadas ni solicitudes de reconsideración de parte de la mandataria Laura Chinchilla, y tampoco de parte del ministro de Comunicación, Francisco Chacón, a quien él sí notificó de su decisión.

“Don Johnny Araya me pidió que lo ayudara. La gente se me acercó, me dijeron que para ellos era muy difícil quedarse sin diputado”, manifestó.

Se le preguntó si tomaba la reacción de Zapote como si no les hubiera importado que él se fuera. “No sé, pareciera que no”, fue su respuesta.

Pinto tomó la decisión de renunciar porque en la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva) no se nombró al gerente que él quería. “Todo lo que dijo La Nación es cierto. Pero don Johnny dijo que me necesitaba, él me llamó”, dijo Pinto.

La decisión la tomó y se la comunicó anoche al candidato presidencial. Por ahora, quien estaba para asumir la curul, por su lugar en la lista de Limón, Tanisha Ellis, deberá esperar.

La salud de Rodrigo Pinto también deberá esperar. Esa fue la razón oficial que el liberacionista adujo hace menos de una semana para el abandono de la Asamblea Legislativa.

Etiquetado como: