Archivo

Buen juego de Santos y Saprissa

Lo dieron todo por vencer y el empate castigó a los dos

Actualizado el 19 de noviembre de 2012 a las 12:00 am

Santos hipotecó su posible clasificación y Saprissa sufrió serio traspié por el liderato

Christian Lagos llegó a 15 goles e impuso su marca en certámenes cortos

Archivo

Lo dieron todo por vencer y el empate castigó a los dos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Kevin Fajardo (13) se faja contra tres adversarios: Douglas Sequeira, Gabriel Badilla y Óscar Duarte (17). Rodolfo  Rodríguez (8) y Crisanto Esquivel completan el cuadro. | EYLEEN VARGAS
ampliar
Kevin Fajardo (13) se faja contra tres adversarios: Douglas Sequeira, Gabriel Badilla y Óscar Duarte (17). Rodolfo Rodríguez (8) y Crisanto Esquivel completan el cuadro. | EYLEEN VARGAS

Para un arquero, enfrentar a un goleador con el balón en sus pies y la opción de gol abierta, debe ser algo así como vérselas contra el mismísimo diablo.

Así le ocurrió ayer a Donny Grant, tras el último aliento de un justo empate (2 a 2) entre Santos y Saprissa, en el Estadio Nacional.

Esta vez, el duelo eterno se resolvió a favor del arquero, aliado de la fortuna, pues el balón sobrepasó por centímetros el horizontal.

Frustrado, el ariete cayó de rodillas. Entre tanto, el centinela de las redes blancas inculpaba por el descuido a sus escuderos.

La escena descrita fue la última de un choque de poder a poder entre dos conjuntos que lo dieron todo para ganar y que, paradójicamente, el empate los castigó a ambos.

Hace muchos meses, años quizás, no veíamos un partido tan emocionante y abierto, sobre todo en los segundos 45 minutos, cuando guapileños y tibaseños bregaron y transpiraron por el todo o nada.

Al final, la paridad fue premio y castigo. Porque Santos se quedó sin el boleto de los cuatro grandes.

Porque Saprissa cedió dos puntos vitales en su idea de anexarse el primer lugar en la recta decisiva del certamen de Invierno.

Dueño del balón. Desde el inicio, la iniciativa fue saprissista. Con la guía de José Carlos Cancela, su conductor estrella, los morados merodearon por las cercanías de Minor Álvarez, arquero caribeño.

Sin embargo, las constantes caídas del creativo charrúa del pelo largo obligaban a los hombres de Daniel Casas a buscar vías alternas de cara a eventuales anotaciones.

Cancela es el dueño de la pelota. Para bien, porque pone a girar al conjunto. Y para mal, porque el hierro adversario suele interrumpir la dinámica del Pepe y corta los circuitos de enlace de los saprissistas.

Lagos, certeza y red. No fue sorpresa. En tránsito por el 26’, servido por Osvaldo Rodríguez, Christian Lagos evadió a los zagueros y engañó a Donny con el 1 a 0.

La respuesta visitante no se hizo esperar. César Elizondo, el mejor de los morados, también arrastró las marcas y empató con categoría.

Óscar Duarte acertó de cabeza y Saprissa tomó la ventaja, que cedió casi al cierre, cuando Christian Lagos “fusiló” de nuevo a Grant.

PUBLICIDAD

Epílogo y duelo eterno. Un guardameta enfrentó al ariete como si este fuera el mismo demonio...

Al final, falló el artillero. Y el 2 a 2 fue dos cosas: paradoja y justicia.

  • Comparta este artículo
Archivo

Lo dieron todo por vencer y el empate castigó a los dos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota