Archivo

Rodrigo Arias Sánchez

‘Han dicho que soy un ogro, pero no es cierto’

Actualizado el 21 de junio de 2010 a las 12:00 am

Rodrigo Arias Sánchez Exministro de la Presidencia

Confirma su aspiración presidencial, pretende perfilar su imagen política y asegura que este Gobierno debe continuar la trocha marcada desde el 2006

Archivo

‘Han dicho que soy un ogro, pero no es cierto’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                Carlos González
ampliar
Carlos González

Ya con más calma, ¿qué se habló de verdad en la reunión del miércoles con doña Laura?

Fue una reunión muy sabrosa, distendida, amigable, con una persona que la veo como excompañera de gabinete, más que como Presidenta. Analizamos sus preocupaciones en este primer mes de gobierno, como el aumento a los diputados, pero, en general, pude recalcarle las prioridades de esa agenda que deberían aprobarse: los empréstitos y la Ley General de Electricidad.

¿Urgen los empréstitos?

Obviamente le van a ayudar a ella, al Gobierno, porque puede invitar a otros partidos, oír las inquietudes de los diputados de otras fracciones. El hecho de que uno quiera complacer no es dar recursos a ellos, es ayudar en sus proyectos. Ahí se le abre a ella una arma política importante para negociar con el Congreso.

Usted dijo que ayudaría al Gobierno hablando con varios diputados. ¿Por quién empezaría?

Por los de Liberación (ríe). Hay hay que sanar algunas heridas.

Existe el peligro de una doble voz que termine distorsionando la relación Gobierno-Congreso'

No, si se maneja con cuidado, no. Yo a don Marco se lo dije, cuando me reuní con él, que yo estoy a la orden para ayudarle, pero no quiero crear una fuente de poder distante a las prioridades del Ejecutivo. Si hay alguna duda, mi consejo a los diputados es que hagan lo que dice la Presidencia.

¿Por qué usted tan activo?

Porque aspiro a ser candidato y a ganar la elección que viene. Quiero una mejor infraestructura. Nosotros dejamos cimientos de una Costa Rica moderna y este Gobierno debe seguir esa trocha.

¿Y el deseo de doña Laura de no abrir ya puertas electorales?

Es que no veo que se estén abriendo. Yo solo soy sincero. Si no, más bien sería poco transparente. Lo que pasa es que este año es la elección de alcaldes y eso enciende el activismo político. Tengo la meta de que Liberación supere las 59 alcaldías que ya tiene.

¿Quiere usted que Johnny Araya gane la Alcaldía de San José?

Sí, he hecho lo posible por ayudar a que sea candidato único.

Un rival menos para la candidatura presidencial'

Esperemos (ríe). Si es alcalde, ya tiene ahí una elección de seis años, hasta el 2016.

Habla de candidatos amigos, diputados amigos' ¿Usted hace una política de amigos?

Yo uso la palabra amigos más general. No son amigos personales muchos, pero creo que es gente que creo que estará conmigo.

Llegará un tema en el que Chinchilla quiera separarse del camino que ustedes dijeron. ¿Qué hará?

Si es para mejorar los fines, tiene todo el derecho y yo la apoyaría. Si es para cambiar una ruta totalmente diferente' me parece que no lo va a hacer. Ahora, si me dice que ella va a renunciar a los TLC, le digo que estaré en contra.

Por ejemplo, si quisiera distanciarse de los países árabes'

Quizá yo difiera, igual que el expresidente Arias, porque eso fue sustancial en nuestra política. Sería un grave error renunciar a eso.

¿Usted se pronunciaría y ya? ¿O haría algo más?

Yo puedo decirle que algo no es lo mejor y podemos conversarlo más. Un ejemplo fue la Ley de Electricidad, pues dijeron que quería una ley diferente. Entonces, de inmediato acudí a a Carlos Espinach (asesor) y Teófilo de la Torre (Minaet). Hablamos y se aclaró todo.

¿Cómo ve el desempeño de la jefa de fracción, Viviana Martín?

Diay, hubo una lectura incorrecta en el manejo del aumento salarial de diputados. Ella me llamó para pedirme un consejo. Yo le dije que era un error y que no se estaba oyendo a los sectores costarricenses, que debería abortarlo cuanto antes. En ese momento me dijo que sería peor abortarlo. Yo discrepé.

Guillermo Zúñiga y Víctor Víquez se quitaron. ¿Casualidad?

Sí, es muy casual, pero en verdad lo decidieron solos.

¿ Qué le faltó a doña Viviana?

Ah, tener muy claras las prioridades, por eso fue un gran error priorizar el alza salarial. Eso dejó lesionada la relación interna y de ella con otras fracciones.

Don Marco Vargas también apoyó el aumento salarial.

Sí, un error.

Y al final de cuentas, dijo doña Laura que vetaría el proyecto, pero no por presión pública.

Claro que le hizo caso a la opinión pública.

¿También cedió doña Laura con el caso de Bruno Stagno?

El país perdió a un gran funcionario, quizá uno de los que más conoce el mundo (...) En el fondo es un tema político. Si se quiere tener a don Bruno como embajador se subsana el procedimiento, se le nombra y ya, pero no se quiso.

¿Estaban muy amarrados por el pacto con los libertarios?

Creo que Liberación fue demasiado generoso con los libertarios. Yo nunca hubiera negociado de esa forma. Si usted va a negociar, trata de abarcar más campo.

¿Se seguirá reuniendo con diputados?

Yo estoy reuniéndome con ellos permanentemente. Fui a verlos cuando cumplió años (Luis Gerardo) Villanueva. Hay que estar cerca de ellos para estarlos' para ayudarlos a formar criterio.

¿Alinearlos?

No, alinearlos no. A hablar de futbol (ríe).

¿Este Congreso es más difícil?

Veo 24 votos del PLN, dos independientes, una bancada del PASE abierta, los libertarios con conversaciones adelantadas, en el PAC hay menos agresividad. Yo me sentiría más cómodo ahora.

Hay apuros fiscales, pero no quieren hablar de arcas vacías.

Es que las arcas no están vacías. Nosotros fuimos muy responsables, pese a la crisis. Ese déficit fiscal es muy normal, en parámetros totalmente aceptables y la economía ya está mejorando, aunque es cierto que no todo se puede.

”El Gobierno debe tener una actitud más dura con las universidades; no se pueden aceptar demandas de dinero tan altas”.

¿Se equivocó Francisco de Paula Gutiérrez cuando dijo que el déficit era preocupante?

Depende. Para mí, es manejable. No es lo ideal tener un 5%, pero alarmante no es. La economía empieza a recuperarse. Pronto habrá más recaudación.

Entonces, ¿no necesita el país una reforma fiscal?

Sí, es un tema que deberá ponerse en el tapete muy pronto, pero no creo en una reforma integral a toda la estructura.

¿Cuánto dinero cuesta su proyecto político personal?

Estoy trabajando en ver cuándo me cuesta.

Alguien dice que hay $2 millones disponibles para esto.

Pues que me los traiga De momento, lo financio yo solo. Oportunamente, buscaré a algunos amigos que me ayuden.

¿Tiene carisma de candidato?

Tendría que definir el carisma. Cuando salgo, percibo una excelente reacción y el cariño de la gente. Si eso es carisma, le digo que sí. Quiero que la gente me conozca, sepa quién soy, no la visión que algunos medios han dado.

¿Cuál visión?

Diay, han dicho que soy falto de ética, que soy un ogro y que soy un millonario dueño de todo el país. Nada de eso es cierto. Quiero que conozcan al verdadero Rodrigo Arias, una persona humilde, sencilla, que tengo clarísimo lo que hay que hacer, que tengo la experiencia política que quizá nadie aquí tiene. Quiero ganarme la confianza de los costarricenses y el corazón de ellos. Esa es mi meta. Eso tiene sus fases; sé lo que debo hacer y quiero hacerlo bien.

  • Comparta este artículo
Archivo

‘Han dicho que soy un ogro, pero no es cierto’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota