Archivo

Aquellos días en La Casa de la Pradera

Actualizado el 30 de mayo de 2010 a las 12:00 am

Archivo

Aquellos días en La Casa de la Pradera

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Michael Landon no se diferenciaba mucho en el mundo real del personaje de Charles Phillip Ingalls, que interpretaba, producía y en ocasiones hasta escribía con gran sensibilidad en el programa westernLa Casa de la Pradera, también conocido como La familia Ingalls.

Hacía su propio código y vivía de acuerdo con él, para crear una familia americana ideal, con la que los espectadores se pudieran identificar. “Quiero que la serie muestre que mediante el diálogo se pueden arreglar las cosas y vivir juntos y felices”, dijo el actor estadounidense en 1981.

El sitio de filmación de la teleserie de los 70 y 80, era el rancho Big Sky en el valle Simi, en el sur de California. Allí el actor estaba en todas partes para asegurarse de que cada escena cumpliera los requisitos que había fijado.

Surgió en 1973, para la cadena NBC, después de que la extensa producción de Bonanza fuera cancelada. Se basó en el best seller de Laura Ingalls Wilder, escritora que reflejó en 1935 sus memorias familiares: ocho volúmenes escritos en el siglo XIX sobre las aventuras auténticas de la familia Ingalls, que se llamó La Pequeña Casa de la Pradera.

Actrices entonces desconocidas fueron incorporadas al proyecto: Karen Grassle (Caroline, la madre de la familia Ingalls), Melissa Gilbert (Laura Ingalls), Melissa Sue Anderson (Mary, la hija mayor de la familia Ingalls) y las gemelas Lindsay y Sidney Greenbush (la pequeña Carrie Ingalls), seleccionadas con tan solo cuatro años.

Landon no solo actuó como figura paterna, sino que fue productor ejecutivo, escritor y director de la serie. La Casa de la Pradera enfatizaba en los buenos valores y la amistad, temas que le gustaron al público y que convirtieron la serie en un éxito desde la primera temporada.

El programa ganó ocho premios y fue nominado a varios Emmy y Globos de Oro. Después de ocho años, la NBC trajo de nuevo el show en 1982. El mismo año, Michael dirigió Pequeña Casa: Un nuevo comienzo, siendo esta teleserie el “capítulo final” de la producción, ya que finalizó a los pocos meses, en 1983.

Entretelones

Una de las actrices que más conoció a Michael Landon fue la encantadora Melissa Gilbert. En Biography Channel hizo un recuento emotivo de su relación a lo largo de su vida hasta que el actor murió en 1991.

PUBLICIDAD

Los papás adoptivos de Melissa se divorciaron cuando ella tenía ocho años y eso, sumado al montón de horas que trabajaba junto con Michael, más el rol que interpretaba como Laura Ingalls al que fue elegida entre 500 niñas, la hizo empezar a verlo como el sustituto de su padre desde el inicio de La casa de la Pradera, en especial con la muerte en 1976 de su padre adoptivo, el actor Paul Gilbert, cuando tenía 11 años.

Ella contó que Michael era durísimo de carácter y no le importaba someter al equipo de filmación –incluidos los niños– a extenuantes jornadas si no estaba satisfecho con el resultado de equis escena.

“Eso generaba mucha tensión, y aunque nos quejábamos y le resentíamos esa actitud, cuando veíamos el resultado final le dábamos la razón: Michael tenía un genio innato para actuar y para dirigir, y siempre sabía hacia dónde iba. Ese nivel de exigencia no hizo más que obligarnos a adoptar la disciplina y el esfuerzo máximo como filosofía de vida”, dijo Gilbert.

“Yo amaba a Michael con todo mi corazón. Fue el hombre que ocupó el lugar de mi padre por años, en el set de filmación y también cuando la cámara se apagaba. Por eso quise que uno de mis dos hijos llevara su nombre”, agregó.

La hija mayor de Landon, Leslie Ann Landon, dijo que ella y Melissa se hicieron íntimas amigas desde niñas y que cuando no estaban rodando, Melissa pasaba días libres y vacaciones con la familia de Landon.

Leslie reconoció entre risas que muchas veces sintió celos de Melissa, por la relación que tenía con su padre.

Y también contó que cuando ya Melissa era adolescente e igual convivía mucho con los Landon, empezó a enamorarse de Michael Jr.: incluso fue su pareja por un tiempo.

Melissa Gilbert hoy es una señora de 46 años, con más de 30 películas y convicciones sindicales al decidir luchar por los derechos de sus colegas. Por su tenacidad fue elegida en el 2001 como presidenta del Sindicato de Actores de Estados Unidos, cargo en el que se desempeñó hasta el 2005.

Por su parte, Melissa Sue Anderson, con 47, ganó un premio Emmy en 1979 y fue nominada en 1978. Tras la cancelación de la serie, intervino en varias películas rodadas para la televisión. Por su lado, Karen Grassle reside en California y, a sus 66 años, sigue actuando en teatro y fundó una compañía teatral, de la que es directora artística.

PUBLICIDAD

Y las gemelas, Lindsay y Sidney Greenbush, no consiguieron seguir con su carrera tras el final de la serie. Abandonaron la interpretación de adolescentes. Tienen 40 años recién cumplidos: Lindsay dedicó su vida al deporte y practica el boxeo aficionado; y Sidney labora en la cría de caballos y el diseño de joyas.

  • Comparta este artículo
Archivo

Aquellos días en La Casa de la Pradera

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota