Presidenta y magistrada destacan legado en derechos humanos de Luis Paulino Mora

Por: Esteban Oviedo, Hugo Solano 18 febrero, 2013

San José (Redacción). Cientos de amigos, familiares y compañeros de Luis Paulino Mora Mora, presidente de la Corte Suprema de Justicia fallecido ayer, acompañaron a la familia doliente esta tarde en el Funeral de Estado que presidió el Arzobispo Hugo Barrantes a las 3 p. m. en la Catedral Metropolitana.

El arzobispo destacó el servicio público de Luis Paulino Mora: "Vivió para los demás, no para sí mismo, ojalá todos viviéramos así".

Barrantes dijo que Mora era una persona muy noble, pronta para ayudar a los demás. "Su vida fue una lucha constante por la justicia", añadió el arzobispo, quien también destacó que el magistrado fue un creyente de la fe cristiana.

Hizo énfasis en la carrera de Mora y en como alargaba las jornadas laborales para sacar adelante la faena.

La presidenta Laura Chinchilla y la magistrada Zarela Villanueva destacaron la defensa de los derechos humanos del expresidente de la Corte Suprema de Justicia, Luis Paulino Mora, durante la ceremonia celebrada esta tarde.

La magistrada Zarela Villanueva resaltó que Mora defendió los derechos humanos en sus sentencias. Mencionó el derecho a una muerte digna, el derecho de las mujeres a la esterilización por razones terapéuticas y la proclamación de neutralidad perpetua del país.

Agradeció a Mora el haber dejado un Poder Judicial unido e independiente.

Chinchilla también dijo que Mora trabajó en la sentencia que garantizó la participación de las mujeres en puestos de elección popular, además de que el impulsor de la Sala IV y una persona intachable.

Además de la esposa de Mora y sus hijos, de la Presidenta Chinchilla y su esposo José María Rico, estuvieron ministros, diputados, los expresidentes Oscar Arias y Miguel Angel Rodríguez y el alcalde de San José Johnny Araya.

Los presidentes de la Asamblea, Víctor Granados y del Tribunal Supremo de Elecciones, Luis Antonio Sobrado, el vicepresidente Alfio Piva, así como el nuncio apostólico Pierre Nguyên Van Tot y el obispo de Alajuela Angel San Casimiro, participaron en la ceremonia.

Al final de la misma, Luis Paulino, hijo del magistrado, hizo el agradecimiento a todos por las muestras de afecto e invitó a las misas de novenario que serán en la catedral de Alajuela.

La presidenta le entregó el pabellón nacional a la familia de Mora, la cual agradeció la solidaridad.

El expresidente Óscar Arias, dijo que Mora fue una persona que nunca descansó.

A las 4:40 p. m. terminaron los actos en la Catedral y salió el cortejo hacia Puriscal, cantón josefino donde descansarán los restos del jurista.

Etiquetado como: