Archivo

La desinfección del agua en Costa Rica

Actualizado el 20 de abril de 2012 a las 12:00 am

A diferencia del cloro, no hay una técnica para medir el residual del desinfectante Chorfree

Archivo

La desinfección del agua en Costa Rica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En un artículo de opinión publicado el pasado 30/03/2012 con el título “El agua que tomamos los ticos”, el empresario Rodrigo Maffioli Navas acepta que, para introducir y promover el uso del desinfectante “Chlorfree” en los acueductos del país, acudió a influencias políticas del más alto nivel, como el señor presidente de la República y la Presidencia Ejecutiva de AyA de ese entonces. Esta tecnología se fundamenta en la acción oligodinámica o ionizante de algún elemento, por lo general un metal pesado, para eliminar microbios en el agua.

En conversaciones con el suscrito –hace ya varios años– el señor Maffioli “satanizó” el uso de cloro como desinfectante o potabilizador del agua. En al menos tres ocasiones, probamos, en el acueducto de Flamingo, la eficiencia del mencionado producto; no obstante, y aunque cuenta con un alto poder germicida, tiene la debilidad de que no existe una técnica para medir el residual, si lo hay, del desinfectante en los tanques de almacenamiento y red de distribución, como sí lo tiene el cloro.

Esta característica permite amortiguar cualquier contaminación en el sistema de abastecimiento y realizar un control operativo, midiendo su residual en diferentes puntos del acueducto.

En este contexto, y para un mayor entendimiento del estimable lector, es importante indicar que un desinfectante es un agente físico o químico usado para destruir agentes infecciosos; en el mejor de los casos debería cumplir con unos 13 requisitos, entre los que podemos citar la actividad antimicrobiana, solubilidad, estabilidad, no tóxico en dosis adecuadas, homogeneidad, capacidad de penetración celular, propiedad desodorante, disponibilidad en el mercado y, sobre todo, dejar un residual medible en alguna parte del acueducto.

Debido a estas y otras características, los compuestos de cloro son utilizados como desinfectante del agua desde 1846, cuando el Dr. Semmelweiss demostró que el lavado de manos de los médicos con agua clorada disminuía la transmisión de los gérmenes causantes de la fiebre puerperal en las madres parturientas.

Desde este hallazgo, el uso de barreras múltiples como la sedimentación, floculación, filtración y la desinfección con cloro en el agua para consumo humano ha logrado disminuir las enfermedades entéricas, mejorando la salud pública y la calidad de vida de las comunidades a nivel mundial; no en vano el acceso a agua potable y el saneamiento fueron declaradas por la BBC de Londres como la “Piedra Angular de la Salud” en el siglo XX.

PUBLICIDAD

Por otro lado, es importante anotar que nuestro Laboratorio Nacional de Aguas siempre ha estado abierto a probar nuevos sistemas de desinfección, como lo demuestra el apoyo a varias investigaciones o trabajos de tesis de estudiantes universitarios y de empresas privadas. Lo que NO aceptamos, por aspectos éticos, son imposiciones políticas para aprobar nuevos productos de potabilización del agua.

Por último, y para tranquilidad de los habitantes de Costa Rica, es necesario resaltar que el informe de la Unicef sobre el “Progreso del Agua de Bebida y Saneamiento al 2012”, ubica a nuestro país en el segundo lugar, a nivel del continente americano, en acceso a agua por cañería, con un 97% de cobertura y un 89% de población con agua de calidad potable, lo que es concordante con los indicadores de salud del país y demuestra la efectividad del cloro en la potabilización de este vital líquido.

¡El buen empresario no es el que crea un producto, es el que logra venderle su idea al mundo!

  • Comparta este artículo
Archivo

La desinfección del agua en Costa Rica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota