Costa Rica presentó lista industrial; Colombia se inclina por el agro

Por: Marvin Barquero 11 febrero, 2013

La presentación de listas con exclusiones por ambas partes entrabó la negociación del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Colombia, en la fase más compleja del proceso.

Esa situación impidió la terminación del TLC en la cuarta ronda de negociaciones, realizada entre el lunes 4 y el viernes 8 de febrero, en el hotel Holiday Inn, en Escazú. Las dos partes tenían como objetivo concluir las deliberaciones en esta ronda.

Los negociadores de Costa Rica y Colombia intercambiaron el jueves listas con ofertas de acceso a mercado, con el objetivo de lograr un balance y equilibrio entre las partes y terminar de negociar.

La lista de Costa Rica contiene solicitud de exclusiones en partidas de varios subsectores industriales, como jabones y detergentes, papel y cartón y loza sanitaria, productos forestales, muebles, vidrio y aluminio, entre otros.

Tal lista de exclusiones fue debidamente consensuada por el Ministerio de Comercio Exterior (Comex), que oficialmente lleva las negociaciones y toma los acuerdos, con los representantes del sector privado en cada caso, explicó Luis Obando, asesor en comercio exterior de la Cámara de Industrias de Costa Rica (CICR).

Las posiciones se negociaron, por ejemplo, con la Asociación de la Industria Gráfica (Asoingraf) y la Asociación Costarricense de la Industria del Plástico (Aciplast).

Pero la posición de Costa Rica choca con la de Colombia pues los negociadores de ese país advirtieron desde la primera ronda de negociación su interés de que toda la industria esté incluida en el TLC.

Ningún producto industrial quedará fuera de este tratado. Es una posición colombiana que rige no solo para Costa Rica, sino para cualquier negociación, incluso con Corea, advirtió el jefe negociador de ese país, Javier Humberto Gamboa, el 5 de agosto del 2012, cuando se realizaba la primera ronda.

Contraparte. Por el contrario, para los colombianos resultaría conveniente que algunos sectores agrícolas quedaran fuera del tratado. Ese país maneja internamente sistemas de contención de precios, los cuales no le permiten una apertura total del mercado en ese rubro.

Maíz, aceite de palma, trigo y harina se encuentran entre los productos que tienen ese tratamiento en el mercado colombiano.

Entre el jueves y el viernes pasados, los negociadores de los dos países intentaron llegar a un equilibrio confrontando las dos listas, sin que eso fuera posible.

La ministra costarricense de Comercio Exterior (Comex), Anabel González, dijo desde el jueves pasado que la delegación colombiana solicitó tiempo para hacer consultas. “Esperamos la semana entrante tener una reunión de ministros para procurar alcanzar el cierre del proceso”, continuó la funcionaria.