Archivo

¿Quién defiende al consumidor?

Actualizado el 23 de junio de 2012 a las 12:00 am

Archivo

¿Quién defiende al consumidor?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

¿Quién defiende al consumidor? - 1
ampliar
¿Quién defiende al consumidor? - 1

Al consumidor excepcionalmente lo defiende una oficina o comisión estatal; en la generalidad de los casos, quien eficazmente vela por su interés es la competencia. La competencia es, además, el sistema de organización económica favorecida por nuestra Carta Magna, que prohíbe los monopolios de carácter particular y limita los públicos (cf., art. 46).

Aun cuando normalmente los empresarios favorecen la competencia para el mercado donde compran, y el monopolio (a su favor) para aquel donde venden, la apertura comercial termina imponiendo la competencia en uno y otro. Para medir el posible grado de monopolio que tenga una empresa se recurre al criterio de “poder sustancial en el mercado relevante”, que es un indicador de su poder para influir en el precio final del producto (bien o servicio) que vende. Si tiene mucho poder, se acerca al monopolio y, por ende, es de interés público limitarlo.

El poder en el mercado depende del número y fuerza de los competidores, de lo esencial que el producto sea para los compradores, de la existencia de sustitutos y de la posibilidad de que otros proveedores ingresen al mercado relevante. El concepto de mercado relevante merece consideración especial, porque tiene muchos usos normativos.

Intuitivamente, el mercado relevante de un producto X (digamos, frijoles negros) es el mercado donde el vendedor puede elevar un poco el precio (por ej., en el rango 5-10%), durante un tiempo relativamente largo (por ej., durante un año) sin que pierda ventas en igual proporción. (En las leyes de la competencia del mundo anglosajón a este concepto se le denomina SSNIP–small but significant and non-transitory increase in price– y es el que se utiliza para definir el mercado relevante). Cuando lo anterior se da, se concluye que el productor/vendedor tiene poder en el mercado. Sin embargo, si ante ese pequeño aumento los consumidores reducen en proporción mayor la cantidad comprada de frijoles negros, y pasan a adquirir el producto sustituto, frijoles rojos, entonces se dice que el mercado relevante lo constituyen los frijoles negros y los rojos.

El mercado relevante es lo que “vale la pena monopolizar”: en el ejemplo, el de frijoles negros y el de rojos. Este mercado está condicionado, entre otros, por las posibles barreras de entrada, como son aranceles, cuotas o prohibiciones de importación, licencias, costos hundidos de producción, ubicación geográfica de posibles competidores, costo y tiempo del transporte, etc.

PUBLICIDAD

A menores barreras, mayor será el mercado relevante, toda vez que él incluirá más productos y más orígenes de la producción. Si productos del extranjero pueden ingresar al país con relativa facilidad, el mercado relevante será el local más el extranjero.

Las diversas actividades económicas tienen diferentes barreras de entrada. Las telecomunicaciones y la energía normalmente representan campos con barreras relativamente altas. El negocio al detalle es ejemplo típico de bajas barreras. Barreras arancelarias y no arancelarias bajas, como las que promueve la Organización Mundial del Comercio (OMC), hacen que el mercado relevante de muchos productos sea todo el globo; el cual es sumamente difícil de monopolizar por una empresa doméstica.

A juzgar por noticias que de tiempo en tiempo ofrece la prensa, no es claro que la Comisión para la Promoción de la Competencia (Coprocom) tenga claro que el mercado relevante tiene un componente de productos y otro geográfico; ni plena conciencia del enorme poder antimonopolístico que apareja la apertura económica que –con su adhesión a las reglas de la OMC y la firma de múltiples tratados de libre comercio– Costa Rica favoreció.

  • Comparta este artículo
Archivo

¿Quién defiende al consumidor?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota