Archivo

Por un debate serio sobre el derecho a decidir

Actualizado el 25 de marzo de 2013 a las 12:00 am

Archivo

Por un debate serio sobre el derecho a decidir

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En 1995, Carl Sagan publica el libro El mundo y sus demonios . La ciencia como una luz en la oscuridad. El texto publicado se convierte en una invitación para reflexionar desde el pensamiento crítico, en un esfuerzo por brindar algunas herramientas que les permitan a las personas identificar argumentos e ideas pseudocientíficas.

La preocupación del autor se centraba en lo tentadoras que se estaban volviendo la pseudociencia y la superstición, pero sobre todo en cómo aquellos hábitos de pensamiento pasado, superados por la ciencia, la evidencia y los derechos, buscaban reaparecer y tomar el control por el recrudecimiento del fanatismo y los prejuicios.

La puesta en escena de la campaña contra el aborto del Partido Accesibilidad sin Exclusión (PASE) en el recinto del Poder Legislativo, es una nueva evidencia del recrudecimiento del fanatismo y los prejuicios, del gobierno de la pseudociencia y la superstición del que hemos estado presas y presos en Costa Rica, y, por lo tanto, de la incapacidad de sus promotores y quienes la respaldaron de argumentar desde las ideas y el pensamiento crítico, para proponer un debate científico, ético, social y jurídico libre de prejuicios, de fanatismos y de falsa información.

Plantear como argumento central la “defensa de la vida” y excluir a las mujeres, sus contextos, historias de vida, deseos, proyectos, posibilidades y su libertad, significa posicionarse desde el desconocimiento, el mito, la ignorancia y la superstición. La vida no es una condición abstracta, es una realidad tangible. Lo planteado por el PASE da cuenta de la pseudociencia y la desinformación que gobiernan el debate respecto al derecho a decidir, pero, sobre todo, muestran el alejamiento, a veces desprecio, por el pensamiento crítico y los argumentos científicos.

La protección y defensa de la vida solo puede entenderse cuando el sujeto directo de la protección es la mujer, su autonomía, su autodeterminación, su condición como sujeto social con suficiente capacidad moral para tomar sus propias decisiones “dado que la defensa del no nacido solo es posible si se realiza esencialmente a través de la protección de la mujer” [las negritas son nuestras] (Corte Interamericana de Derechos Humanos, Caso Artavia Murillo y otros VS. Costa Rica, párrafo 222, página 69).

PUBLICIDAD

Por lo anterior, desde la Asociación Demográfica Costarricense exigimos que las autoridades del Poder Legislativo y otros poderes e instituciones del Estado que no promuevan el uso de espacios públicos para campañas, actividades o discursos que perpetúen las desigualdades e inequidades de género, estigma, superstición y pseudociencia. E instamos a que la sociedad y el Estado posibiliten un debate serio, respetuoso y científico.

“...la causa de la miseria humana evitable no suele ser tanto la estupidez como la ignorancia, particularmente la ignorancia de nosotros mismos”. Carl Sagan.

  • Comparta este artículo
Archivo

Por un debate serio sobre el derecho a decidir

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota