Por: Ángela Ávalos 10 marzo, 2013

“Yo tenía 43 años. Fue un miércoles. Yo estaba en un comercio por el Mercado Central de Cartago, cuando salí afuera y vi gente que espiaba para arriba, y me percaté de esos piedrones que lanzaba el volcán.

”¡Viera usted qué curioso! La gente agarró los carros y echó a correr para ver los piedrones . Ahí comenzó el volcán en su apogeo”.

Quien así habla es Abdenago no Pérez Mora, más conocido como Cholo en Quircot de Cartago. Tiene 93 años, es viudo, padre de veinte y tiene una memoria prodigiosa para relatar con lujo de detalles lo que vivió hace 50 años.

“A las once del día se ponía negro el volcán y aquí parecía de noche. Habían techos que se venían abajo por el peso de la ceniza.

”Un domingo le dije a mi cuñado que fuéramos a ver el volcán. ¡Aquello estaba llenicitico de gente! ¡Eran cientos! Viera qué lindo es ver un volcán bien cerca en erupción de chivitos” (piedras incandescentes que dejan estela en el aire).

”Una noche, el volcán comenzó a tumbar, se quejaba como una persona y tiraba fuego. De pronto, comenzó a mermar, a mermar y se calmó hasta ahora”.

Cholo Pérez añora esos años y, añade que le gustaría ver nuevamente una erupción como esa.