Denuncia: Las obras de esta agrupación utilizan las formas en función del contenido

Por: Marta Ávila 16 abril, 2014

La edición 2014 del FIA que recién terminó en nuestra capital le permitió al público seguidor de la danza poder observar compañías de diferentes partes del mundo, en condiciones profesionales y a un costo asequible.

Dominio. Los miembros la Beijing Dance LDTX, durante la presentación cautivaron por su rigor artístico y fuertes imágenes. Carlos González
Dominio. Los miembros la Beijing Dance LDTX, durante la presentación cautivaron por su rigor artístico y fuertes imágenes. Carlos González

Entre estos grupos que nunca habían venido a nuestro país se encuentra el Beijing Dance LDTX (Lei Dong Tian Xia), que significa “trueno retumba bajo el cielo”. Es la primera compañía independiente de China; fue creada en 2005, por el experimentado bailarín y coreógrafo de danza moderna, Willy Tsao. Esta agrupación aparece en un momento de grandes cambios en China y cuenta en su repertorio con una gran variedad de obras de diferentes formatos de danza. También es parte de la organización del Festival de Danza Contemporánea de Pekín, desde 2009.

El elenco del Beijing Dance LDTX está formado por 12 bailarines poseedores de una excelente técnica y ellos fueron quienes interpretaron las dos obras tituladas Standing Before Darkness y Sorrowful song .

Como primera parte, vimos De pie ante la oscuridad ( Standing Before Darkness ), coreografía del tibetano Sang Ji-Jia, que posee una partitura musical original creada por el compositor de Hong Kong, Dickson Dee, a partir del trabajo de los bailarines.

Por casi una hora y en un escenario sin más detalles escenográficos que unas sillas, el autor mostró al conjunto en dinámicos juegos corporales. En esta composición, Ji-Jia combinó movimientos de fuerte rigor técnico con gestos naturales para mostrar la tensión y asimetría que se vive en una sociedad presionada y sin posibilidades de actuar en libertad, aspecto fundamental para el ser humano en cualquier sistema político.

Como segunda parte vimos Sorrowful song, que fue creada por Li Han-Zhong, codirector de la agrupación y la coreógrafa Ma Bo, también autores de la obra All river red . La música de esta coreografía es la Sinfonía de los cantares dolorosos, del compositor minimalista polaco Henryk Goreki y el vestuario fue diseñado por de Wang Yan, que le aportó un acento lírico contrastante a las dramáticas variaciones. Sin robarles protagonismo a los cuerpos de los intérpretes, los autores hicieron un discreto y pertinente uso del video. Esta creación retoma el eterno tema de la tragedia humana, y en ella muestran la lucha entre la vida y la muerte, la opresión, la libertad y la resistencia.

Durante la ejecución de las coreografías, la docena de bailarines mostró una precisión técnica, así como un exquisito dominio corpóreo e interpretativo, articulado en función del contenido de los postulados de los coreógrafos. Sus cuerpos se transformaron constantemente para recrear seres llenos de sufrimiento e insatisfacción ante las situaciones de injusticia.

Por su parte, Godzilla Tan creó el trabajo de la iluminación para cada una de las obras. En Standing Before Darkness fue eficaz en los contrastes y en Sorrowful song generó impactantes cambios y efectos que aportaron significativamente, al ritmo de la obra.

Este recurso plástico se unió a la fuerza de las imágenes y la intensidad interpretativa. En su primera visita a Costa Rica la Beijing Dance LDTX cautivó por su rigor artístico y sus obras de fuerte contenido de denuncia.