Por: Alberto Barrantes C. 26 marzo, 2014

El Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU) paga hasta ¢1.500 millones al año por concepto de cargas sociales de los 26 agentes de ventas que integran la Unidad de Ahorro y Crédito.

El alto costo de estos funcionarios obligará a que en las próximas semanas el INVU los despida con el pago de prestaciones e indemnizaciones.

“Alguien tenía que hacerlo. Es un cambio muy doloroso. Hay gente que tenía muchos años de laborar para el INVU, pero el Instituto tiene que cambiar su rumbo. Este despido de los 26 agentes es aparte de las 73 plazas que ya se recortaron en el INVU central”, reconoció Álvaro González, presidente ejecutivo de la entidad.

En su lugar, se crearán sociedades mercantiles para que asuman las funciones de estos 26 funcionarios de Ahorro y Crédito.

“Si queremos que el INVU recupere todo lo que ha perdido, hay que tomar estas decisiones; no queda de otra. Eran cambios que se ocupaban desde el 2002, sin ánimo de criticar las gestiones anteriores”, explicó González.