Archivo

Entrevista

‘Don Johnny ve fantasmas donde no tiene que verlos’

Actualizado el 19 de noviembre de 2012 a las 12:00 am

A cinco meses de la convención liberacionista, el aspirante asegura que no se guardará nada en la recta final por la candidatura de cara a las elecciones del 2014.

Archivo

‘Don Johnny ve fantasmas donde no tiene que verlos’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                 | MAYELA LÓPEZ
ampliar
| MAYELA LÓPEZ

Desde la ventana del piso número nueve, Rodrigo Arias domina con su vista el cantón que gobierna su principal contendiente.

En la mesa de su sala varios documentos guían sus respuestas. De pronto, él dirige la mirada hacia el Estadio Nacional –distante un par de cuadras– y lo recuerda como obra del segundo gobierno en que estuvo al lado de su hermano, el presidente.

Palabra por palabra, trata de obviar la pregunta sobre la caída de siete puntos que experimentó en la última encuesta de Unimer y, más aún, el crecimiento en intención de voto que mostró el alcalde josefino, Johnny Araya.

Una y otra vez, desvía la respuesta hacia su discurso de por qué quiere ser candidato.

La tercera insistencia –“ Don Rodrigo, pero conteste la pregunta, por favor ”)– lo hizo tocar la realidad numérica de la contienda de Liberación Nacional (PLN).

Arias dice que no lo afectan ni la caída en la encuesta ni que Araya lo doble en la intención de voto. Considera que aún está a tiempo para salir del bache, y anuncia una campaña de propuestas.

Su apellido lo enorgullece, lo perturba poco, pero sí analiza con sigilo la asociación que escucha en la calle: “los Arias”. “El candidato soy yo ahora, el que aspira a la presidencia soy yo”, dijo cuando se le habló de la relación con su hermano, Óscar Arias.

El aspirante verdiblanco, que capta un 16% de respaldo en el PLN, atendió a La Nación , el miércoles. Un día después los diputados de su partido promovieron y lograron sacar de la Sala IV al magistrado Fernando Cruz. Por eso el tema no fue parte de la conversación, de la cual se presenta el siguiente extracto.

¿Cómo vive la desventaja electoral?

Muy sencillo: la política son realidades; la política tiene grandes oscilaciones y vaivenes en la formación de la opinión pública. Yo he visto la encuesta que publicó La Nación hecha por Unimer, me causó extrañeza, debo admitirlo (...), porque en ese espacio de julio a octubre no sentí que se dieran hechos políticos trascendentes en el país.

¿Y la campaña de Fernando Berrocal dirigida contra usted pudo tener algún efecto?

PUBLICIDAD

Yo, en lo personal, creo que no. Me parece que fue de muy mal gusto, un poco burda.

El otro hecho es que el caso del BCIE, quizá no directamente con usted, pero tomó nuevos aires en el campo judicial.

No, el caso del BCIE no sigue vivo. El caso del BCIE tuvo un sobreseimiento total dado por un juzgado penal (...). El tribunal de apelaciones va a pronunciarse cuando se defina una acción que presentó don Otto Guevara para declarar inconstitucional el Convenio Centroamericano de Integración Económica, cosa que, me parece, que no tiene ninguna viabilidad.

Después de la encuesta, inmediatamente hubo cambios.

Ya hay un precandidato que no está (José María Figueres) y lo importante es lo que sigue. Faltan cinco meses, la política es muy circunstancial, muy cambiante, en una semana las cosas pueden dar vuelta.

¿Va a tratar de captar simpatizantes de José María Figueres?

Yo me siento muy contento; he conversado con muchos altos dirigentes que estuvieron, que están muy cercanos a José María.

¿Con don José María?

Por teléfono. Tuvimos que cancelar varias reuniones porque se presentaron circunstancias.

¿Cómo ve a don Johnny Araya?

Para eso viene la campaña, para que los costarricenses lo puedan ver, lo importante es que los costarricenses puedan valorar.

Pero usted tiene que valorar a sus rivales.

Sí, sí, me parece que es una persona que ha estado 20 años en la Alcaldía de San José; 20 años son cinco gobiernos, el equivalente a cinco administraciones, verdad, y conoce de algunos de los problemas de la Municipalidad y no ha resuelto gran parte de los problemas. Yo, por mi parte, tengo una visión; he estado en dos gobiernos que han hecho cosas muy grandes por este país; tengo clara cuál es la meta.

Don Johnny dijo en una entrevista que temía una campaña sucia desde las tiendas aristas.

Es absolutamente falso, no es la forma en que yo veo la política; yo no hago campaña sucia. No es mi forma de ser. Yo sí sé lo que es que me hagan campaña sucia. Yo he vivido tres años siendo objeto de una campaña sucia y siempre dije que si no tenía una resolución positiva de la Fiscalía, no aspiraría a ningún cargo político. Estoy en política porque ya tengo un desistimiento y un sobreseimiento.

PUBLICIDAD

Pero cómo aceptar eso si usted tiene un asesor internacionalmente conocido como experto en ese tipo de campañas. ¿Mantiene a don Antonio Sola como asesor?

Es un asesor externo, lo veo una vez al mes, pero para ver cosas de fondo. Ese cargo (sobre campañas sucias) es absolutamente infundado ('). Don Johnny ve fantasmas donde no tiene que verlos y si quiere curarse en salud, allá él.

Hoy, ser Arias en política implica un 50% de amigos y un 50% de enemigos. ¿Cómo trabaja esto?

Probablemente, la vida nos ha llevado a mi hermano y a mí a tomar decisiones en la vida política y a hacer cosas que no siempre son de consenso nacional (habla del plan de paz de Arias y del TLC con EE. UU.). Se demostró coraje, liderazgo, saber hacia dónde se caminaba. Hoy tal vez yo pago ese costo porque aquí a veces se ha acuñado el término de 'los Arias' como una frase despectiva ('). Quisiera que se conozca quién soy yo; una persona humilde, una persona que aspira a dar lo mejor de sí.

¿Individualizar a Rodrigo?

Bueno, más que individualizarlo, que me conozcan a mí. Porque el candidato soy yo ahora, el que aspira a la presidencia soy yo.

No es su hermano.

Así es, soy yo; yo tengo una tradición diferente a la de mi hermano.

Viene el fin de año, con mucha exposición para su rival, como el Festival de la Luz, el tope... ¿Lo veremos a usted sobre un caballo?

No, yo voy a estar haciendo lo mío; estoy preparándome con estos proyectos, afinando el lápiz, y el costarricense va a medir, diay, qué es lo que quiere para presidente.

Don Óscar está activo en recorridos por el país.

Me siento muy orgulloso y muy contento. Verlo a él tomar decisiones que han nacido de él, tomar el teléfono y llamar a su gente para que le organicen giras (') porque lo hace por convicción.

  • Comparta este artículo
Archivo

‘Don Johnny ve fantasmas donde no tiene que verlos’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Esteban Mata

emata@nacion.com

Periodista de Política

Periodista de Política. Bachiller en Periodismo por la Universidad Latina. Cronista parlamentario y reportero de investigación premiado por el TSE, la Defensoría de los Habitantes y colaborador de medios internacionales.

Ver comentarios
Regresar a la nota