Estudio se realizó en el 2011 y ordena implementar mecanismos de supervisión

Por: Amy Ross 11 enero, 2013

San José (Redacción). Débiles controles y números inconsistentes fueron dos de los hallazgos que hizo la Contraloría General de la República (CGR) en un estudio sobre el manejo de los fondos de los Regímenes Especiales de Pensiones.

El análisis se efectuó en la cuenta de transferencias corrientes que administra la Dirección Nacional de Pensiones, (DNP) para el período terminado al 31 de diciembre del 2011, que representó un monto de ¢610.102 millones.

Según informó esta mañana el ente contralor, existen deficiencias importantes en los mecanismos para vigilar el destino de algunos de los fondos.

“Se determinaron una serie de debilidades de control que ponen de manifiesto la importancia de fortalecer el componente de supervisión, tal es el caso del rubro ‘pagos de más por concepto de pensión’, en donde se determinó que la DNP carece de un registro confiable de los mismos, los expedientes están privados de formalidades (lo que ha imposibilitado la gestión de cobro), y no se da un seguimiento efectivo de los acuerdos de pago formalizados con los pensionados”, indicó la Contraloría.

El análisis identificó diferencias que no pudieron ser justificadas por la administración, entre las propuestas de pago de planillas y los montos efectivamente pagados por Tesorería Nacional por ¢6.086 millones, para el Régimen del Magisterio Nacional y de ¢24 millones para los Regímenes Especiales.

Además, detectó deficiencias en la DNP, tanto en el otorgamiento y revaloración de las pensiones, como en la custodia de expedientes, generando largos períodos de espera para el reconocimiento y pago de las pensiones.

La CGR giró una serie de disposiciones al Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, con el fin de subsanar las deficiencias.

Estas incluyen el establecimiento de procedimientos para garantizar que los estudios técnicos contables sean revisados y autorizados, como legalmente corresponde.