Archivo

Las contraloras deberían seguir

Actualizado el 05 de abril de 2012 a las 12:00 am

Se debe asegurar la continuidad de las actuales contralora y subcontralora

Archivo

Las contraloras deberían seguir

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Con motivo del vencer el nombramiento de la contralora y subcontralora generales de la República, y ante la manifestación reciente que hiciera doña Rocío Aguilar (contralora) de no aspirar a una reelección como jerarca máxima del Órgano de Fiscalización Superior, quisiera compartir los siguientes comentarios:

1.- En general, por su metodología de trabajo y capacidad técnica de su recurso humano, los órganos de control mantienen sus funciones de manera incólume aun en ausencia temporal de sus jerarcas, tal es el caso de la Contraloría, Procuraduría, Fiscalía, o de la Defensoría de los Habitantes.

2.- Por otra parte, las personas en quienes ha recaído la alta distinción de dirigir estas instituciones, han venido a cumplir e impregnar con su sello las exigencias que el pueblo, por su momento histórico, ha estado viviendo.

Resulta ingrato y de mal gusto entonces señalar a personas de la valía de las contraloras por el supuesto apoyo inicial recibido de un sector político determinado, venga de donde venga, o por decisiones no apreciadas por otros, pues se estaría incurriendo en la misma conducta que hoy critican, con el fin de asegurar el puesto para alguien “nuestro”.

Ese “nuestro” tan despreciable pero tan utilizado en la política, solo ha servido para contribuir con el aumento en la desconfianza ciudadana.

3.- Las decisiones a cargo de la Contraloría General de la República, en la cabeza de doña Rocío Aguilar y doña Marta Acosta, han aquilatado la función de ese alto órgano auxiliar legislativo, desde la exigencia en la rendición de cuentas de los funcionarios públicos, en la fiscalización superior ejercida sobre las Administraciones Públicas y el control incisivo sobre los gobiernos locales, son ejemplos claros del sistema de frenos y contrapesos y la contribución al fortalecimiento de la institucionalidad democrática nacional.

4.- Es de aplaudir entonces cualquier iniciativa de las señoras y los señores diputados, como las manifestadas por alguna agrupación política, tendientes a asegurar la continuidad de estas dos valientes mujeres, doña Rocío Aguilar y doña Marta Acosta, que han demostrado –y deberían seguir haciéndolo–, el adecuado desempeño en la función contralora.

5.- Debemos aprender a decir No a la improvisación, No al revanchismo y al escarnio politiquero por ejercer los cargos con independencia de criterio, imparcialidad y amparados a los criterios técnicos internos existentes.

PUBLICIDAD

A pesar que no haya gustado el resultado o resolución de algún caso particular, que se muestre uno solo que se haya apartado del criterio técnico existente, sin la justificación técnica en contrario.

Es por todo ello, que las contraloras deben seguir, esperando también que ellas quieran o reconsideren continuar.

  • Comparta este artículo
Archivo

Las contraloras deberían seguir

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota