Por: Monserrath Vargas L. 26 mayo, 2013

Mientras Andrés Mora estudiaba en Japón una experiencia marcó su vida: el concurso Arliss . Esta es una competencia robótica que año a año reta a los estudiantes a crear proyectos novedosos en este campo.

“Yo estaba en el laboratorio y me ponía a dialogar con los muchachos de mi universidad que competían sobre el diseño o el código de los robots. Cuando cursaba el doctorado les daba consejos y les transmitía lo que había aprendido”, explicó Mora.

“Gracias a Arliss se me abrieron muchas puertas” confesó y por eso le surgió la inquietud de llevar esta oportunidad a jóvenes costarricenses.

Fue así como se puso en contacto con miembros de la Asociación Centroamericana de Aeronaútica y del Espacio (ACAE).

La idea dio frutos y este año el concurso Robotifest ( robotifest.com ) organizado por la Universidad de Costa Rica y ACAE cuenta con una categoría para Arliss.

En ella, los concursantes deberán diseñar, desarrollar y probar un robot explorador del tamaño de una lata de gaseosa. Este se lanzará en un cohete y deberá contar con un paracaídas que garantice que “sobrevivirá”.

En agosto será la eliminatoria y el concurso será en setiembre, en Estados Unidos.