Agricultura, Administración Pública e industria redujeron plazas

Por: Patricia Leitón 20 diciembre, 2012
Pantalla completa Reproducir
1 de 3

El sector de comunicaciones y otros servicios –como actividades inmobiliarias–, el de enseñanza y salud y el de servicios domésticos fueron los que generaron más empleos adicionales entre el tercer trimestre del 2011 y el mismo periodo del 2012.

Así lo revelan los resultados de la Encuesta Continua de Empleo al tercer trimestre de este año, que publicó ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos.

El sector de las comunicaciones, actividades inmobiliarias y otras generó 43.000 puestos adicionales de trabajo entre el tercer trimestre del 2011 y el tercero del 2012.

En enseñanza y salud ingresaron 39.000 trabajadores adicionales y en hogares como empleadores (servicios domésticos), 33.000 personas.

En contraste, en agricultura, Administración Pública e industria manufacturera el empleo cayó.

Pese a la creación de los nuevos puestos, el desempleo se mantiene en un 10%, con una leve tendencia a la baja en los últimos cuatro trimestres.

Para el expresidente del Instituto Nacional de Estadística y Censos Víctor Hugo Céspedes, no está claro que haya una recuperación del mercado laboral pues la tasa de desempleo casi se mantiene igual, pero aumenta la informalidad y crece el subempleo; “por lo tanto, la calidad del mercado laboral no mejoró”.

Beneficia a mujeres. Entre los sectores que más crecen, hay algunos donde domina el empleo femenino, como enseñanza y servicios domésticos, lo cual contribuyó a que la ocupación aumentara y el desempleo bajara entre las mujeres.

Según la consulta, entre el tercer trimestre del 2011 y el tercero del 2012 la tasa de ocupación femenina (la población que trabaja respecto a la de 15 años y más) creció en 4,8 puntos porcentuales, alcanzando una relación del 42,4%, y en los hombres subió 3,1 puntos, hasta alcanzar un 70,1%.

Por su parte, la tasa de desempleo en los hombres no tuvo cambios estadísticamente significativos y se mantuvo en cerca del 9%, mientras que la de las mujeres bajó 2,5 puntos, hasta el 11%.

Una de las mujeres que consiguió trabajo en este periodo fue Virginia Mena, vecina de Pérez Zeledón, quien en marzo pasado empezó a trabajar como empleada doméstica.

Mena, de 53 años de edad y madre de cuatro hijos, nunca ha tenido un trabajo estable, e inclusive el año pasado tuvo que buscar ayuda del Instituto Mixto de Ayuda Social debido a que le resultaba imposible encontrar empleo.

“Ya a uno, por la edad, le cuesta mucho que le den trabajo; yo estuve mucho tiempo buscando por todo lado, pero ya cuando uno llegaba a un lugar ya estaba el campo ocupado. En marzo, una señora me dio empleo como empleada doméstica”, contó.

Céspedes llamó la atención sobre la diferencia que muestra esta encuesta con la Encuesta Nacional de Hogares, que arrojó en julio un desempleo del 7,8%.

“Un extranjero inversionista se preguntará: ‘¿alrededor de julio de cuánto es el desempleo? ¿Ronda el 10% o el 7% o el 8%? ¿Cómo es el asunto?”, cuestionó sobre los resultados.