14 agosto, 2012

Nueva York. EFE. Un mal dato de Japón volvió a sembrar ayer dudas sobre la evolución de la economía mundial, que llevó a Wall Street a cerrar con resultados mixtos en una jornada en la que uno de sus principales índices, el S & P 500, interrumpió seis días de avances, su mejor racha alcista desde finales del 2010.

La economía japonesa sufrió una fuerte ralentización entre abril y junio al crecer el 1,4% afectada por el empeoramiento del consumo interno y las exportaciones en medio de la crisis en la zona euro. Ese dato quedó muy por debajo del 5,5 % al que creció la economía nipona durante el primer trimestre del año.