6 abril, 2013

Nueva York. efe Todo lo que sube, baja. Después de un espectacular arranque de año en Wall Street, que llevó a dos de sus indicadores a conquistar cotas jamás vistas, la incertidumbre parece haberse instalado ahora entre los inversores neoyorquinos.

La culpa de los suspiros de los operadores la tiene una tanda de preocupantes datos sobre la evolución de la economía estadounidense que han hecho saltar algunas alarmas, con el decepcionante informe de empleo de marzo difundido ayer viernes como puntilla final.