14 septiembre, 2012

Nueva York. EFE. Wall Street conquistó ayer niveles desconocidos en cerca de cinco años catapultado por la Reserva Federal de Estados Unidos, que no decepcionó a los inversores al lanzar su tercera ronda de estímulo económico desde el estallido de la crisis en 2008.

Tras una larga y tediosa espera, que comenzó en agosto pasado con el guiño de Ben Bernanke en la conferencia de Jackson Hole, el parqué neoyorquino por fin obtuvo lo que tanto esperaba: una tercera inyección masiva de liquidez para despertar a la aletargada economía estadounidense.

Respaldado por su mandato de preservar el empleo en Estados Unidos, el banco central anunció las medidas.